Popular Posts

Saturday, October 10, 2009

VIDA COTIDIANA Y PARTICIPACIÓN

LA ÚNICA IDEA NUEVA QUEPODRIA SALVAR A LA HUMANIDAD EN EL SIGLO XXI ES QUE LAS MUJERES ASUMAN LA DIRECCION DEL MUNDO. CREO QUE LA HEGEMONIA MASCULINA HA DILAPIDADO UNA OPORTUNIDAD DE DIEZ MIL AÑOS. LOS HOMBRES HEMOS MENOSPRECIADO Y RIDICULIZADO LA INTUICION FEMENINA, Y POR OTRO LADO, A LO LARGO DE LA HISTORIA HEMOS SANTIFICADO NUESTRAS IDEOLOGIAS, CASI TODAS ABSURDAS O ABOMINABLES. LA ESTRUCTURA DEL PODER MASCULINO HA DEMOSTRADO QUE NO PUEDE IMPEDIR LA DESTRUCCION DEL MEDIO AMBIENTE, PORQUE ES INCAPAZ DE SOBREPONERSE A SUS PROPIOS INTERESES. PARA LAS MUJERES, EN CAMBIO, LA PRESERVACION DEL MEDIO AMBIENTE ES UNA VOCACION GENETICA. INVERTIR LOS PODERES ES UN ASUNTO DE VIDA O MUERTE. Gabriel García Márquez.Más allá del año 2.000Revista TIME

VIDA COTIDIANA Y PARTICIPACIONESTUDIO DE CASO: CLUB FAMILIAR POLICARPA SALAVARRIETA DE GIRARDOTELEMENTOS PARA UNA PEDAGOGIA DE LA PARTICIPACIONHILDA AMELIA BARRETO ESPINOSAMAYRA DERLY SANCHEZ CAVIEDESLUIS ENRIQUE CHAVEZ RAMÍREZEjercicio de Investigación para optar el Título de Especialista en Educación para laparticipación comunitariaGILMA RÍOS PEÑALOZAMagister en HistoriaDirectora del Trabajo de GradoUNIVERSIDAD DEL TOLIMAPOST GRADO EDUCACION CON ENFASIS EN PARTICIPACION COMUNITARIAGIRARDOT1996


RESUMENVida cotidiana y participación; un estudio de caso : Club Familiar Policarpa Salavarrieta de GirardotDesde nuestra práctica laboral, conocedora de la existencia de un grupo organizado de mujeres de sectores populares urbano, con una permanencia de 16 años; nos motivó a indagar acerca de la existencia de Relación entre cotidianidad y participación, en el contexto socio cultural del colectivo.Nos acercamos al problema a partir de tres objetivos:
1. Descripción del contexto socio cultural
2. Indagar sobre la estructura de la vida cotidiana del grupo de mujeres.
3. Identificar elementos significativos para una praxis pedagógica participativa, desde la cotidianidad.
El trabajo se caracteriza por la aplicación de una metodología cualitativa de tipo etnográfico, siguiendo experiencias de Hugo Cerda en Colombia, Mónica Sorin en Cuba, Peter Mclaren en Estados Unidos; conceptualmente nos apoyamos en estudios de Agnes Heller, de la cual consideramos las categorías de la vida cotidiana, Rol, Grupo, Particular, individuo; de Mónica Sorín, la categoría de Esferas de la vida cotidiana; Mclaren, fondos de conocimientos y los postulados de pedagogía crítica; de Bordieu, la Relación de clase social con gustos, Hábitos; Esperanza González, niveles tipos y condiciones de la participación; Florence Thomas, perspectiva de género.
Como resultado se evidencia el predominio de una cultura de la comunicación oral y de los saberes cotidianos: mujeres que han creado un espacio colectivo que les permite asumir roles diferentes a los de ama de casa, como mujeres microempresarias y líderes comunitarias, sin renunciar al goce de la vida familiar, como mujeres independientes de sus maridos. Este club, ha sido un medio para acceder a lo público en los niveles de participación social y comunitaria.
La metodología etnográfica propició un acercamiento a historias de vida que evidenciamos la riqueza de vida cotidiana, además de procesos sociales e históricos que las relacionan con la existencia de los nuevos movimientos sociales de los años 70 en Colombia y América Latina.
Se caracterizaron elementos como deseos, gustos, intereses, hábitos que desde la cotidianidad permiten identificar procesos de socialización sin los cuales no se generarían praxis duraderas de participación, partiendo de la visión crítica de la cotidianidad, estableciendo las relaciones de poder y conocimiento.
Se propone continuar profundizando sobre las diferentes relaciones que se dan entre poder y conocimientos para dinamizar los procesos colectivos y crear espacios de participación.















INTRODUCCIÓNEl trabajo Vida Cotidiana y Participación: Estudio de caso: Club Familiar Policarpa Salavarrieta de Girardot, está orientado a profundizar en el tema Cotidianidad y Participación a partir del problema: Existe relación entre cotianidad y participación en el grupo de mujeres Club familiar Policarpa Salavarrieta de Girardot?
El acercamiento a la situación problémica se realizó con tres objetivos: Describir el contexto sociocultural del grupo, indagar sobre la estructura de su vida cotidiana, e , indicar los elementos significativos para generar una praxis pedagógica participativa desde la cotidianidad vivida por un grupo de mujeres provenientes de sectores populares urbanos beneficiados por el Programa de Integración de Servicios y Participación de la Comunidad, I.P.C., en Girardot, Cundinamarca.
Este ejercicio de investigación se justifica metodológicamente como una experiencia cualitativa etnográfica ante la escasez de estudios de este tipo a nivel regional. Conceptualmente trata categorías que trascienden el sesgo racionalista objetivo como intereses, gustos, hábitos, para acercarnos a las relaciones concretas del contexto sociocultural en la formación de la subjetividad de las mujeres que integran un grupo. Muestra procesos de socialización en uno de los tantos grupos surgidos ante la crisis de los años 7O con el consecuente crecimiento desordenado de las ciudades, aumento de los índices de marginalidad social y proliferación de nuevos movimientos sociales. Pedagógicamente identifica elementos para generar praxis que relacionen dialécticamente los saberes académicos con los saberes cotidianos desde los intereses y deseos de los grupos expresados en la comunidad, evidenciando críticamente la cotidianidad para poder cambiar los hábitos de una cultura autoritaria y exclusivista que obstaculiza los procesos de construcción de sociedad civil; una pedagogía que saque a luz las formas concretas en que se relacionan poder y conocimiento en los procesos de comunicación y aprendizaje para garantizar una movilidad de los saberes en procesos participativos no centrados en la escuela sino en los intereses cotidianos de los diferentes grupos que forman la comunidad, desde un contexto sociocultural históricamente reconocido. Responde a la necesidad de valorar la riqueza del lenguaje como construcción de realidad y subjetividad, es en sus giros donde asumen formas concretas las estructuras mentales, estados afectivos y valores, provocados por los cambios socioculturales; indagar en él lo familiar, habitual y subjetivo adquiere hoy un nuevo sentido para superar el predominio de las tendencias cuantitativas racionalistas en las ciencias humanas, por cuanto permite abordar el complejo espacio de la realidad no reducible a pesas y medidas en el ámbito del mundo de la vida de las memorias, sueños y acciones de mujeres que se organizan para ser atendidas por la sociedad y la historia.
Con base en las investigaciones de Agnes Heller definimos la cotidianidad, la individualidad, particularidad, rol, grupo, como categorías que complementamos con estudios de Mónica Sorin en Cuba, Hugo Cerda en Colombia y además algunas experiencias metodológicas etnográficas tanto en EE.UU. como en nuestro país.
Acogimos el enfoque etnográfico de la metodología cualitativa, porque responde a las características complejas del grupo social investigado que no pueden ser abordadas con instrumentos cuantitativos sino con procesos como conversatorios, entrevistas semiestructuradas que permitan confianza, coparticipación y el surgimiento de intereses y expectativas, valores e historias propias del colectivo. El acercamiento fue facilitado por que dos integrantes del grupo de investigación han observado la maduración del grupo durante cuatros años en su condición de funcionarias del programa I.P.C. Además contamos con la colaboración activa de las mujeres integrantes del grupo que autorizó la observación y posibilitó las visitas domiciliarias realizadas. La Arquitecta Ángela Rodríguez ex directora del programa aportó información fundamental para establecer el contexto sociocultural; el señor Tarcisio Galeano, miembro de la Junta de Acción Comunal del Barrio Bocas del Bogotá a través de sus comentarios; nos permitió ver los cambios en el proceso de apropiación del espacio.
El análisis e interpretación de los resultados permitió establecer conclusiones sobre la relación del grupo con procesos de ocupación de tierras en la desembocadura del río Bogotá y la margen oriental del río Magdalena, la influencia del programa I.P.C. para la conformación del Club, a partir de la categorización de Girardot como ciudad intermedia por el Departamento de Planeación Nacional; evidenciar el tipo de participación social y comunitaria; el predominio de saberes cotidianos y la presencia de condiciones subjetivas para la participación expresadas en valores, intereses y hábitos entre otros.
Recomendamos tener en cuenta la construcción de redes de organizaciones sociales que en el municipio apoyen a los grupos en proceso de organización y participación ciudadana para superar su aislamiento y generar a partir de las esferas de vida cotidiana el diagnóstico de Grupos y Fondos de Conocimiento; procesos de investigación etnográfica y praxis pedagógicas participativas desde los intereses de la vida cotidiana.
1. REVISION BIBLIOGRAFICA: PARTICIPACION Y VIDA COTIDIANA
Al indagar sobre la existencia de relación entre cotidianidad y participación en el grupo de mujeres del Club Familiar Policarpa Salavarrieta de Girardot, se encuentra la necesidad de enfocar el desarrollo y la vida social hacia una perspectiva diferente a las tradicionales que relacionan solo desarrollo con crecimiento económico, olvidando la riqueza y dimensionalidad del ser humano a través de categorías fundamentales como: Libertad, trabajo, participación, intereses, expectativas, esperanza de vida, niveles de alfabetización, aspiraciones, ambiciones, desarrollo de la vida individual, particular y colectiva.
Los procesos de participación en Colombia a partir de la Constitución de 1991 se han impulsado sólo a la luz de referentes formales, teóricos y académicos desconociendo una variable importante en la construcción de grupos y comunidades como es la vida cotidiana: para establecer esa relación entre vida cotidiana y participación son pertinentes los conceptos señalados por Agnes Heller ( 1985) que plantea: la vida cotidiana es “el conjunto de actividades que caracterizan en reproducción de los hombres particulares los cuales a su vez crean las posibilidades de la reproducción social”[1].
Este concepto muestra la importancia que tiene el ambiente inmediato como el terreno donde se desarrollan conscientemente las facultades genéricas de la esencia humana.A partir de esta concepción surgen categorías e indicadores que permiten acercarnos al análisis de la relaciones que se dan en el grupo de mujeres objeto de investigación como son: intereses, valores, gustos, necesidades, motivaciones, roles y que están relacionados con los procesos de constitución y organización del grupo, aspectos que regulan la vida social de las personas y que mueven la subjetividad y la conducta de hombre y mujeres. Para que se den esos procesos de participación y organización en un grupo o comunidad se requiere de individuos conscientes que hayan “madurado” es decir, que transciendan el mundo de la dependencia frente a las necesidades de subsistencia. Con la maduración de la vida individual cambia la jerarquía de valores que antes regulaba la vida, si el hombre particular ordenaba su vida cotidiana de acuerdo al “tener”, a sus materiales y en torno a esta dominante subordina todas sus actividades, el individuo ordena su vida cotidiana de acuerdo a valores como: libertad, participación, comunicación, sociabilidad, trabajo, buscando un mayor desarrollo de su esencia humana, creando un espacio donde encuentra su razón de ser tanto individual como social, es decir en una cotidianidad creadora y más humanizante en oposición a la vida cargada de relaciones heterónomas, dominada por la estereotipia y enajenando la importancia del ser individual y social.[2]
Para ampliar el concepto de vida cotidiana y su relación con la cultura se aborda el trabajo de Mónica Sorin[3], cubana, quien desarrolla a partir de cuatro esferas fundamentales el análisis del modo de vida de hombres y mujeres. Estas esferas son: familiar, laboral, tiempo libre y actividad sociopolítica. En cuanto a la primera esfera, la familia es la principal reproductora de las relaciones sociales y sus implicaciones psicológicas, generando sujetos activos o pasivos, sujetos autoritarios o democráticos, sujetos seguros o inseguros, sujetos con ideales o sin ideales, por lo tanto no hay que desconocer que la escuela es un complemento importante, pero la familia es el determinante primario en la creación de la subjetividad del sujeto. La familia trasmite ideología, normas, actitudes, formas punitivas y valores sociales, hábitos y estilos.
Desde este espacio familiar, se ejerce un poder como medio para reproducir las relaciones sociales, producto de una costumbre que se adopta más no se legaliza, implicando que exista un sistema valorativo, normativo, donde se aplican manipulaciones psicoafectivas o coacciones físicas, determinantes en la formación de la personalidad y el comportamiento de hombres y mujeres en cualquier estadio de su desarrollo que se refleja en el ambiente familiar o dentro de una colectividad. Convirtiéndose por tanto la familia en vocero de lo que pasa en la sociedad de la que forma parte, siendo responsable en la estructuración de la cotidianidad.
La vida familiar implica por lo tanto deberes, exigencias, responsabilidades, tareas domésticas y a su vez cumplen una función psicológica como es la de promover la paz y protección, debe ser el lugar donde se concentran afectos de carácter reparador y estimulante.
La segunda gran esfera en la que se manifiesta la vida cotidiana es el trabajo, a través de ésta, el hombre y la mujer se vinculan con el mundo externo. El trabajo les permite reconocerse en su obra, en lo que hacen, es decir, les dice si son capaces o incapaces, creativos o estereotipados, productivos o inútiles, en esta esfera se desarrollan, actitudes, habilidades, valores, hábitos que van a reflejarse en otras esferas de su vida cotidiana.
En la medida en que hombres y mujeres reconozcan el resultado de su labor se reinicia un proceso reflexivo de ellos mismos como hombres y mujeres, desarrollándose sentimientos de autoestima, que enriquecen el sentido de identidad en una actitud creadora y transformadora de su mundo para apropiarse de él. Por lo tanto el trabajo no sólo se constituye en un medio y un instrumento que posibilita modificar la naturaleza, sino que se convierte en esencia misma del hombre y la mujer en cuanto a ser social y en una actividad mediante la cual ese hombre y esa mujer proyectan a su alrededor un hombre más humano que sobrepasa lo circunstancial de la vida.[4]Con la división social del trabajo se redefine el concepto de esta esfera, porque asume un papel protagónico dentro de la escala valorativa, hombres y mujeres dedican la mayor parte de su tiempo en adquirir dinero para satisfacer no sólo las necesidades vitales sino también las culturales o espirituales.
El trabajo absorbe una buena parte de su actividad psicológica, intelectual y física diaria ubicándolo en una sociedad particular en que rigen ciertas condiciones. “Cierta manera de ganarse la vida” a la cual le corresponde una adecuada “manera de pensar”, esto es, unasuperestructura moral, cultural, jurídica, ligada a los intereses materiales, espirituales y educativos de la organización social de la época.
La tercera esfera es tiempo libre: la forma como estructura el hombre y la mujer su vida familiar y laboral se vincula estrechamente al empleo del tiempo libre y al “tiempo ocupado” la manera como se promueva el tiempo libre, cumple una función condicionante o socializante, si la sociedad promueve un tiempo libre pasivo, consumista, ese tiempo libre resulta frustrante poco gratificante y puede agudizar contradicciones y conflictos familiares, si se organiza adecuadamente de modo que dé lugar a la participación social, a la iniciativa, al ejercicio de sentimientos, contribuiría a fomentar la cohesión y unidad entre las personas más cercanas, propiciando el crecimiento individual, familiar y colectivo del hombre y la mujer. Según los testimonios recibidos, esta esfera es la que genera mayores procesos de cohesión del grupo objeto de investigación.
La esfera sociopolítica es la estructura desde la cual se reproduce y consolida la vida cotidiana generando representaciones expresadas en las formas de organizar, pensar y sentir; en los intereses, gustos y hábitos; en una cultura política que comprende los métodos de dirección, los tipos y niveles de participación, las relaciones de poder y formas de aprendizaje y comunicación. Mónica Sorín enfatiza: “La forma más elevada de crítica a la vida cotidiana es la que ejerce la política”[5], en la medida que los grandes cambios en la vida de los hombres y mujeres han sido producto de profundas revoluciones. Si un proyecto político, o pedagógico, no afecta la vida cotidiana de los grupos sociales está destinado al fracaso. El estudio de los hábitos en el comer, vestir, aprender, nos permite identificar relaciones de clase y el estado de las contradicciones sociales en un contexto dado.
En Colombia, ante la creciente ilegitimidad del Estado, el consenso social y político expresado en la Constitución de 1991, proclama el Estado Social de Derecho, abriendo espacios para la construcción de sociedad civil como forma de mediación entre el individuo y la actividad del estado complementaría a la acción de los partidos políticos, posibilitando la participación en los procesos de toma de decisiones públicas a través de organizaciones sindicales, académicas, juveniles, de mujeres, gremiales. A pesar de ello sigue predominando una cultura política propia de modelos centralista, asistencialistas, paternalista, desde este punto de vista no se trata de crear una nueva cultura política sino transformar la existente expresada en una cotidianidad. Para transformar esa cultura política hay que entender la participación no sólo como un fin sino como un método que permita una interacción permanente entre el saber cotidiano y pedagógico, entre poder social y saber social. La garantía y resultado de este proceso no puede ser otro que el de la construcción de una sociedad civil con sujetos organizados y decisorios.
Para construir sociedad civil, se necesita entre otros procesos, diagnosticar el contexto en que se expresa la cotidianidad de los grupos sociales.
Grupo es una de las categorías importantes de abordar dentro del análisis del trabajo de investigación sobre participación y vida cotidiana. Heller lo define como: “factor primario mediador en los procesos de formación de vida cotidiana del hombre o mujer particular”[6], el que se pueda pertenecer a varios grupos da posibilidad al individuo, de madurar para la vida cotidiana. Es a través de estos que se promueve el desarrollo de sus potencialidades humanas contribuyendo al crecimiento de facultades genéricas.Cuando el grupo permite desarrollar valores de la esencia humana se convierte en una forma de integración social más elevada, la comunidad, es a través del grupo que el hombre o mujer en particular adquiere las normas sociales de la comunidad, entendiéndose esta comunidad como “estructura social organizada la cual dispone de un sistema de valores relativamente homogéneo y a la que pertenece el particular”[7]. Es la comunidad el espacio organizado para que el particular realice su actividad como hombre o mujer total.
Es de anotar que con el advenimiento de la sociedad burguesa, se dieron las condiciones para que el hombre o mujer particular trascendiera las necesidades de lucha sólo por subsistir y tuviera la oportunidad para elegir con base en una relación consciente con la genericidad, conciencia para si, contribuyendo en la formación del tipo de hombre o mujer que necesitamos para garantizar nuestra continuidad y desarrollo, imponiendo una nueva jerarquía de valores con base en la libertad, pasando a ser la comunidad una opción para el individuo y por ende modificándose la relación individuo con una jerarquía de valores. Por lo tanto al indagar al interior del grupo de mujeres del Club Familiar Policarpa Salavarrieta sobre valores nos permite identificar su jerarquía y a partir de allí distinguir la relación entre particular, individuo y comunidad; además de establecer las características, los tipos, niveles y condicionantes de la participación del grupo.No hay que desconocer que el nuevo modelo urbano industrial introdujo una serie de cambios significativos en la organización de la familia, generando crisis especialmente en las poblaciones de escasos recursos, hecho que transformó el modelo de la familia tradicional o nuclear monogámica, viéndose las mujeres en la necesidad de asumir un nuevo rol: el laboral , sin desplazar el trabajo doméstico ,no remunerado, sometiéndose a una doble jornada de trabajo, éste fenómeno trajo consigo una serie de cambios de actitudes, nuevas formas de ver su mundo y de entender los roles dentro de la familia en una connotación diferenciada entre las clases sociales.
Para las mujeres de clases populares, el trabajo es una necesidad de subsistencia, una ayuda a la familia y el salario es parte definitiva y causante del trabajo, mientras que en las familias de clase media el trabajo, además de ser un ingreso adicional adquiere un nuevo sentido, ayudar a funciones familiares, no estrictamente de supervivencia, estudios, mejoramiento de vivienda y crecimiento personal de la mujer trabajadora.
Para la clase alta, el trabajo de la mujer no tiene sentido de urgencia económica, el salario no es parte significativa del trabajo, ni de la economía familiar, es una manera de crecimiento personal [8]8.
Esta redefinición de su quehacer cotidiano, incide en la creación de estrategias de socialización con sus hijos y sus hijas, como son: los jardines infantiles, guarderías y escuela, afectando las relaciones intrafamiliares generando nuevos modelos de conformación familiar como son: Las familias dirigidas por mujeres: esta forma marca uno de los cambios de mayor importancia en la reorganización de la familia.Por razones culturales comúnmente se identifica al hombre como jefe de hogar, ignorando el papel de la mujer en el mantenimiento económico y en la toma de decisiones dentro de él, subestimándose los hogares con jefatura femenina.
El segundo y tercer informe periódico de Colombia presentado al Comité para la eliminación de discriminación contra la mujer, CEDA, nos suministra datos estadísticos que muestran situaciones donde las mujeres jefes, son de derecho, es decir, hogares con ausencia permanente del hombre, dado que existe el supuesto cultural que cuando hay hombres adultos ellos son los jefes de hogar . Por lo tanto, el concepto tiende a no captar los casos especiales de jefatura femenina de facto donde, por ejemplo el esposo o compañero está presente pero él no contribuye al bienestar económico del hogar. Familias extendidas, en las cuales otros miembros de la familia se ocupan del trabajo doméstico para permitir a la madre a trabajar.
La situación de las mujeres ha mejorado significativamente en los últimos cuarenta años, su contribución al desarrollo del país se ha hecho efectivo en tres campos: la educación, la transición demográfica y el mercado laboral. A partir de la década de los ochenta aumentó el nivel de participación de las mujeres en el sistema escolar, desde la primaria hasta la universidad.
En el mercado laboral entre 1976 y 1990 el crecimiento de la población femenina económicamente activa fue de 168% ingresando al sector laboral el 54.4% de mujeres. Sin embargo para 1992 el 58% de desempleados del país eran mujeres, entre ellas, la mayoría pertenecía a los grupos más pobres. El sector formal no ha captado de manera adecuada la oferta laboral femenina, viéndose las mujeres más pobres en la necesidad de ocuparse en el sector informal percibiendo sólo el 60% del salario masculino.
Entre 1950 - 1990 se ha reducido notablemente el número de hijos por mujer, del 6.7% al 3.3%. A pesar de todos los logros en que ha venido incursionando la mujer, aún persisten problemas que afectan la población femenina, sus posibilidades están más limitadas y no se valora su contribución social, ha ingresado al mundo laboral sin que su carga de trabajo doméstico haya sido modificada.
En la cultura occidental las relaciones de género han sido el campo primario por medio del cual se articula el poder, no son éstas relaciones el único campo, pero parece haber sido una forma permanente de confrontación , es desde allí donde se presenta la relación desigual entre sexos, conocida como subordinación de género, incidiendo negativamente en las mujeres; las hace más vulnerables, obstaculiza su pleno desempeño, es decir, en la práctica se traduce en que las mujeres no son reconocidas como ciudadanas con plenos derechos.
Con base en estos elementos, el Gobierno Nacional establece una política de equidad y participación para la mujer que busca reducir los desequilibrios que marginan a la población femenina en campos como: el político, el económico, el social, el cultural y el legal; con una visión dada desde la perspectiva de género, entendida ésta como la forma en que se relacionan hombres y mujeres, convirtiendo las relaciones de subordinación, dominación y exclusión de las mujeres en relaciones de equidad, solidaridad y respeto por la diferencia; como condición para la realización personal y el desarrollo integral, reconociendo al hombre y mujer como actores del desarrollo y que en consecuencia tienen acceso a las decisiones, a los recursos y beneficios que este trae.[9]Entendiéndose por género la forma de interpretar el mundo que insiste en que los significados de hombre y mujer se obtienen siempre en términos de reciprocidad, esto es de mutua relación. Las mujeres y los hombres no adquieren identidad propia por sí mismas ni por sí mismo por su condición biológica, sino que lo que los hace diferentes son sus rasgos culturales, socialmente construidos como son : sus responsabilidades sociales, su comportamiento cotidiano, sus valores, gustos temores, actividades y expectativas que conforman el modo de ser hombre o de ser mujer en una cultura determinada.[10] Esta forma de ser está presente en todas las dimensiones de la vida social: la pareja, la familia, los amigos, la escuela, el trabajo, la política y en nuestra sociedad se vive de una manera que conlleva a la relegación de las mujeres a tareas domésticas, a la remuneración inferior en el trabajo, a su escasa participación en las decisiones políticas a la falta de apoyo del estado a sus necesidades específicas.Las mujeres del Club Policarpa Salavarrieta, han organizado sus actividades y construido sus valores sin la presencia del hombre diferenciándose de los roles que la sociedad tradicional tiende a reproducir. La identidad del grupo la han formado mediante la comunicación entre ellas, mujeres que para su realización no han necesitado ser mediadas por el varón.
Florence Thomas, en sus diferentes trabajos, entre ellos, “El lenguaje primer síntoma de nuestra ausencia”, hace referencia a cómo el lenguaje siendo elemento de la vida cotidiana garantiza el orden patriarcal, heredero y generador a la vez de una vasta tradición sexista que impide percibir lo femenino, lo desvirtúa, lo ignora y lo descalifica.La relación con las palabras se dificulta por el peso de una larga tradición misógina, que las moldeó, las recortó, las habilitó, para expresar la magnificencia y nobleza de lo masculino; por lo tanto el género femenino en los vocablos castellanos tiene connotaciones despectivas[11], expresan un proceso histórico visto desde lo masculino, con base en el desconocimiento de la otra.
El lenguaje manifiesta una historia de “grandes hombres” y generalmente hombres de la guerra; mirar la realidad desde una perspectiva de género es una manera de cuestionar ese racionalismo positivista, incluso como ir más allá de la propuesta del racionalismo de acción comunicativa de Habermas, que inscrito dentro de las tendencias de Kant. pasando por Fichte, Hegel y Marx, no supera las categorías de universalidad y totalidad, desconociendo la importancia de ver los procesos desde la subjetividad, la diferencia y la otredadEn cuanto al artículo de “Ni tan machos”[12], Florence evidencia cómo el hombre se ha circunscrito al trabajo de lo público, desempeñando roles, en los cuales, el “machismo,” como resultado de un largo proceso histórico, lo ha vaciado de autentica expresión, de personalidad, del contenido vital de la vida familiar; de esta forma Florence Thomas, plantea que el machismo encierra una debilidad estructural del varón y la mujer que les impide reconocerse, comunicarse auténticamente; el varón no participa en la cotidianidad de los procesos educativos y afectivos, de sus hijos e hijas y esa no participación sesga los procesos de participación real de ese hombre y esa mujer en la vida pública.La formación afectiva de los hijos o hijas es cosa de mujeres; los grados, matrimonios y celebraciones públicas son asunto de hombres. Es un comportamiento evidenciado en la indagación que se hizo al interior del grupo.
Por estos y otros elementos que se desarrollan en el trabajo sobre el grupo de mujeres del Club Familiar Policarpa Salavarrieta de Girardot, hemos considerado la perspectiva de género, porque además como lo señala la investigadora Rocío Londoño Botero, en su trabajo “Rosa María Carrillo, un personaje femenino del Sumapaz”, al indagar sobre vida cotidiana, las respuestas de las mujeres son más ricas en anécdotas y detalles, mientras que los hombres son más parcos para hablar de su vida familiar, de su vida privada, por los escasos roles desempeñados en ella.
Últimamente existe una tendencia entre historiadores, sociólogos y antropólogos para empezar a ver la historia a través de la vida de grandes personajes como pintores, líderes guerrilleros, y políticos, desde el punto de vista de las mujeres que han acompañado sus vidas, evidenciando cómo la mujer se ha venido apropiando del espacio de la vida cotidiana y de proyectos sociales para estar en el mundo. Es innegable el papel de la mujer por ejemplo en el proceso de toma de tierras, en las marchas de maestros, en los programas de madres comunitarias, Clubes de amas de casa, proyectos de auto construcción de vivienda, trabajos y expresiones de vida que generalmente se desconocen por quienes pretenden hacer participación comunitaria , desconociéndose los intereses, gustos, expectativas y necesidades de la comunidades; separando los procesos de la vida pública de las actividades cotidianas.
El Rol, es uno de los elementos de la estructura social, entendido como las diversas actividades que realiza el hombre y mujer en una posición o estatus. Estos se construyen primariamente en el espacio familiar, el cual determina los límites que definen la identidad individual en la opción de crear un lugar donde encuentre su razón de ser tanto individual como social. Deber ser que si se estereotipa en comportamientos impuestos desconociendo los deseos y motivaciones individuales, separados del deber ser moral, diluye la esencia humana de los individuos y por ende su interioridad contribuyendo al desgaste de las relaciones sociales, perdiendo la posibilidad de elegir y de ser autónomo.La sociedad al funcionar en un sistema de relaciones mecánicas expresadas en roles está cargada de valores, sentidos, intereses, prejuicios, ideales, estereotipos; donde el comportamiento del individuo puede variar en su relación con el rol expresándose fundamentalmente según Heller (1985)[13] en:
1. Identificación.
2. Distanciación aceptando las reglas de juego dominantes.
3. Distanciación recusando las reglas de juego dominante.
4. Recusación del rol.
En cuanto a la identificación ésta se establece con los roles constituyéndose en un mecanismo de revelación, de expresión de la personalidad. El individuo asume su rol y se apropia de él convirtiéndose en medio de su maduración social.
Respecto al segundo comportamiento el individuo no se identifica con su rol y tampoco diluye su personalidad, acepta las reglas de juego como una forma de proteger esa personalidad, aceptando la realidad y aprovechándose de ella para manipularla; es una personalidad amoral[14]
El tercer comportamiento se refiere al individuo que representa su rol en la sociedad, pero distanciándolo con su personalidad, no rechaza a los que representan ingenuamente los roles, sino que rechaza al mundo que le impone dichos roles, la realidad lo hace sufrir porque no encuentra a una comunidad para establecer relaciones con los otros hombres y mujeres.En el último comportamiento la mujer y el hombre no se distancia del rol ni les interesa su personalidad, desde su rol quieren transformar las condiciones impuestas por un orden social, no se trata de cuidar su personalidad sino cambiar las condiciones de dominación que subyugan no sólo a él sino a los demás.
Clase social. Expresada desde el punto de vista de Bordieu[15], como el espacio o campo social pluridimensional e histórico en donde se manifiestan un conjunto de representaciones y voluntades de grupos, organizaciones políticas e instituciones en sus relaciones prácticas. Esas relaciones concretas están mediadas por la oferta y la demanda tanto de bienes materiales, como culturales y conlleva que tanto el particular como el individuo al clasificar esos bienes esté condicionada esa elección por procesos históricos, dando como consecuencia diferencias en las expresiones de la cotidianidad tanto a nivel regional como nacional.
Nestor García Canclini, retoma la importancia que Bordieu le da a la expresión práctica de los procesos sociales manifestada en los gustos y hábitos, para ver el proceso desocialización e interiorización que se evidencian en la vida cotidiana; profundizando el análisis marxista en aspectos como el consumo, los procedimientos simbólicos de reproducción social, en los cuales se disimula la función indispensable que cumplen las instituciones sociales en el capitalismo.[16]
En las reuniones del grupo en los paseos detectamos hábitos de consumo típico de los sectores populares como: masato, empanadas, avena, fritanga; en los paseos sancocho de gallina; en otras celebraciones, arroz con pollo, lechona, generalmente preparados por ellas mismas.
Otra categoría objeto de estudio es la participación entendida como “una forma de intervención social que le permite tanto a hombres y mujeres reconocerse como actores que, al compartir una situación determinada, tienen la oportunidad de identificarse a partir de intereses, expectativas, demandas comunes, que están en capacidad de traducirlas en forma de actuación colectiva con una cierta autonomía frente a otros factores sociales y políticos“.[17]Este concepto tiene en cuenta el contexto socio cultural como escenario en que se manifiestan intereses, motivaciones y demandas comunes que conducen a una construcción social por medio de la cual los sujetos sociales se apropian de su mundo inmediato, mediante proyectos encaminados a dar solución a problemas sentidos. Es necesario tener en cuenta que existe diversos tipos de participación tanto en la vida privada como en la vida pública.
En la vida privada se da la participación social y comunitaria, “la participación social se expresa en el proceso de agrupamiento de los individuos en la organización de la sociedad civil en torno a la defensa y representación de sus intereses particulares”.[18] En esta forma de participación se generan los procesos de tejido social de organizaciones que pueden ser fundamentales en el proceso de desarrollo de otras formas de participación: organización de grupos de mujeres para defender sus intereses y mejorar las condiciones de vida, organizaciones juveniles, organizaciones de maestros, entre otras.La participación comunitaria hace referencia a las acciones colectivas de los ciudadanos para dar solución a necesidades cotidianas, actividades relacionadas con el desarrollo comunitario o no del Estado. Ejemplo: Comités pro-construcción de escuelas, pro-pavimentadas[19]
En la participación política se da la intervención de los ciudadanos a través de instrumentos como el voto, para materializar sus intereses dentro de una comunidad política; en esta participación las acciones individuales o colectivas trascienden los intereses individuales a intereses compartidos, pero como en la participación ciudadana el contexto es el de las relaciones entre la sociedad civil y el Estado, son ejemplos de este tipo de participación: Los ciudadanos que hacen ejercicio de voto, promueven o intervienen en consultas, cabildos abiertos, referéndums.
Para efectos del análisis de las relaciones de poder y los tipos y niveles de participación en el grupo de mujeres Club Familiar Policarpa Salavarrieta se tiene en cuenta la clasificación de Gustavo de Roux de la participación comunitaria,[20] desde la perspectiva del papel del Estado en la comunidad, en los procesos sociales, de esta manera las relaciones de poder se clasifican como de: colaboración, cogestión, autogestión y negociación según la participación sea tutelada por el Estado o autónoma.Según Esperanza González el proceso de formación de la individualidad, socialización, interiorización y aprendizajes; se encuentra en los grupos diferentes niveles de participación como son: información, consulta, iniciativa, fiscalización, concertación, decisión, y gestión.
Condiciones para la participación. La participación exige condiciones objetivas y subjetivas. Entre las condiciones objetivas debe darse la existencia de un conjunto de derechos consagrados y fundamentales como son: los derechos de asociación y expresión, igualmente el Estado debe garantizar un clima propicio para el ejercicio de derechos y libertades, debe crear los canales formales e informales de participación de una red de organizaciones que respalde al individuo en su trabajo participativo, en su proceso de construcción de identidades sociales.
Son condiciones subjetivas de la participación: el deseo, la motivación y el interés, además del conocimiento del medio por parte de los participantes y la interiorización y práctica de una cultura democrática; que se expresa en actitudes y valores; se debe tener en cuenta que los sujetos intervienen a partir de motivaciones individuales, sino se dan procesos de maduración de la individualidad a partir de saberes, gustos, hábitos e intereses expresados en la vida cotidiana es difícil trascender a niveles más altos de participación. Es necesario tener en cuenta además que la participación exige no sólo el reconocimiento de aprendizajes académicos, sino también de saberes cotidianos.En el módulo “elementos conceptuales sobre la participación y democracia” compilación de lecturas realizadas por el grupo de especialización en educación con énfasis en participación comunitaria de la Universidad del Tolima, Ibagué 1995, se expresan dos condicionantes de la participación válidos para el análisis de las relaciones de poder y de las expresiones de participación en la vida cotidiana, los cuales son:1. Eliminación de la coerción, se refiere al sentido de entender la participación como manifestación de la individualidad y la no participación también como una opción tomada.2. El sentido de pertenencia, como elemento central de la participación pero como ejercicio colectivo que trasciende los actos individuales, expresión de los procesos socioculturales y Consideramos que identificar el contexto en que se expresa la vida de un grupo y las características de su cotidianidad nos permiten señalar algunos elementos para generar una paráis de la pedagogía de la participación. Estos intentos corresponden a investigaciones concretas que se vienen adelantando desde el estructuralismo Freiriano y Neomarxista, la hermeneútica y otras perspectivas críticas.
_____________* Según HORTON Y HUNT .”Entendiendo Valores como las ideas acerca de si las experiencias son importantes o no lo son” en: Sociología. Editorial,Mc.Graw Hill. 3ª Edición. México: 1993
Ante la crisis de los paradigmas de la modernidad, expresada en la incertidumbre frente a los modelos científicos y sociales dominantes desde el siglo XIX, el poderoso desarrollo de la tecnocracia y los regímenes conservadores en el mundo apoyados en el control de los medios de comunicación social, se ha generado una cultura global deshumanizaste, que concibe al hombre con muchas antenas pero con pocas raíces, como lo señala acertadamente Peter Mclaren.
En Estados Unidos como en América Latina, ante esta situación han surgido propuestas de pedagogía crítica y participativa que involucran experiencias de metodología cualitativa de tipo etnográfico valorando la riqueza compleja del mundo de vida como medio para reconocer la diversidad étnica, de género, de edad, que posibiliten una visión crítica y emancipatoria de la vida cotidiana.
Los grupos de trabajo de Luis Moll, Carlos Yelez Ibañez y James Greenberg,[21] en la Univesidad de Arizona, investigaron el modo en que la vivienda familiar influye en la construcción de conocimiento, estudiando las familias de una comunidad de clase trabajadora de origen latinoamericano que viven en el área de Tucson, Estado de Arizona,con el objetivo de formar a los maestros de las escuelas locales en el proceso de afirmary utilizar como base, los fondos de conocimiento que los niños traían al aula, proveniente de la unidad que les rodeaba: Técnicas agrícolas, medicina natural, reparación de automóviles, carpintería, instalación de sistemas eléctricos, construcción de cercas.Estos investigadores destacaron la matriz social en que estos conocimientos fueron adquiridos de acuerdo al contexto sociocultural, resaltando los intereses, las formas deorganización y comunicación. Otro objetivo fundamental era el de vincular la educación y las organizaciones comunitarias, estableciendo conexiones del currículo con los fondos de conocimiento de los estudiantes, de los familiares, de los amigos y colegas del maestro, de los directivos de la escuela, de maestros, de otras organizaciones académicas y sociales.
Christie Sleter y Carp Grant, también, partiendo de resaltar la importancia del contexto social en el aprendizaje, recomiendan tender un puente entre el conocimiento académico y la vida cotidiana de los estudiantes. Las anteriores investigaciones han permitido el surgimiento de la pedagogía crítica Norteamericana que hace énfasis en la afirmación “Nuestra formación como sujetos individuales no puede ser entendida sino como un campo de relaciones forjadas en el seno de un retículo de poder, ética y significación”,[22] es decir, las palabras, deseos, gustos e intereses, conocimientos, son históricos, están mediados por un proceso de socialización generalmente invisible pero donde los medios masivos de comunicación, la escuela y los grupos sociales desempeñan un papel que no podemos descifrar, si se desconocen los múltiples sentidos y expresiones de las relaciones de poder y su relación con la construcción de conocimiento.
Por lo tanto una propuesta de pedagogía de la participación desde la escuela o fuera de ella, para ser emancipatoria, debe partir de poner en evidencia los elementos de la vida cotidiana y sus relaciones con el contexto sociocultural.
Las experiencias de investigación de estas comunidades académicas han mostrado la existencia de aprendizajes cotidianos o constructos personales no pedagogizados, pero que dan la posibilidad de establecer conexiones significativas con conocimientos didácticos y científicos; entre los lenguajes oral, escrito, digital o visual, los espacios local, regional y nacional; desde concepción donde ética, pedagogía, política y ciencia se relacionan íntimamente como lo señala la escuela constructivista.
“La complejización del conocimiento cotidiano, su enriquecimiento y maduración hacia formas relativas de autonomía, es la estrategia adecuada para una regeneración democrática de la ciencia y para su incardinación dialéctica en los procesos de reflexión crítica del pensamiento humano”[23]
NO TENDRAN QUE SER PALACIOS CON PISOS DE MARMOL Y COLUMNAS DE ORO, PUES EL AMOR Y LA SENCILLEZ VAN DE LA MANO, Y A LA CASA LO QUE LE IMPORTA ES QUE LA QUIERAN, Y ESO SI, QUE SI ALLI NACE UNA NIÑA, LE PONGAN DE NOMBRE MARIA JOSE Y LE TENGAN UNA CUNA CON CINTAS ROSADAS, PARA QUE DONDE LA COLOQUEN SE SEPA QUE QUEDA EL CENTRO DE LA CASA.
Celso Román
Las Cosas de la Casa











2. CONTEXTO SOCIOCULTURAL DEL CLUB FAMILIAR POLICARPA SALAVARRIETAEl club familiar Policarpa salavarrieta surge a partir del programa IPC en Girardot, ante la categorización de la ciudad como intermedia, para evitar el flujo de población creciente a las grandes ciudades y buscar un mecanismo de intervención del Estado ante los nuevos movimientos sociales.
Este programa es apoyado financieramente por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo y en cuanto a la política internacional se respalda en la estrategia norteamericana de la Alianza para el Progreso.
El grupo de mujeres para del club familiar Policarpa Salavarrieta, constituido como alternativa para mejorar el nivel de vida de las familias marginadas, con base de un fondo rotatorio, inicialmente estaba orientado a atender fundamentalmente las áreas de educación, salud y vivienda.
Posteriormente el grupo ha adquirido autonomía que les permite expresar sus intereses de vida cotidiana; el tiempo de reuniones se adecuó a su ritmo de vida, a sus necesidades de recreación, formas de trabajo y organización familiar.
Las mujeres han hecho del grupo una estrategia colectiva de supervivencia.A continuación describimos el espacio en que se estructuró esta estrategia:
El Programa Gubernamental Integración de Servicios y Participación de la Comunidad “I.P.C”, fue creado como elemento central del Plan Nacional de Desarrollo Social Económico ``Para cerrar la brecha ´´ , durante la administración del Doctor Alfonso López MIchelsen, 1974 - 1978 , elaborado por el Departamento Nacional de Planeación en colaboración con la Secretaría de Integración Popular de la Presidencia de la República; entidad encargada de dirigir y coordinar el programa , según Decreto No 198 de Enero de 1977 . ( Foto 1)El objeto principal era el de mejorar el nivel de vida del 50% más pobre de la población urbana, porque “en Colombia la población urbana marginada está creciendo aceleradamente por la alta tasa de natalidad de las familias de bajos recursos y por los movimientos migratorios producidos por un creciente desequilibrio entre el campo y la ciudad, la ciudad no está en capacidad de responder a las necesidades de servicios sociales ni de satisfacer las aspiraciones de empleo, ni la creciente demanda por servicios públicos “.[24]
Con base en este contexto social en que se encontraba gran parte de la población colombiana urbana, se planteó la creación del programa IPC, en 23 ciudades intermedias del país, seleccionadas de acuerdo a estudios realizados por el Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad de las Andes; con base en criterios como: Tamaño de Población. Oscilando de 50.000 a 400.000 habitantes, con un alto porcentaje de marginalidad.Prestación de Servicios. Zonas urbanas con menor atención de servicios prestados por elEstado.Situación Económica. Ciudades en las que sus habitantes afrontan problemas de pobreza y a la vez cuenta con recursos potenciales capaces de generar empleo.
Importancia Regional. Influencia de orden Socioeconómico que tienen las poblaciones para la región donde están ubicadas
Girardot, ciudad seleccionada por Cundinamarca para la implementación del programa IPC, puesto que reunía las condiciones de ciudad intermedia, es clasificada en el grupo III de acuerdo a la jerarquización de Centro Urbanos del Departamento Nacional de Planeación.En Girardot el 53.5% de la población inmigrante proviene del Tolima , buscando mayores oportunidades de empleo y población que huía de la violencia; fenómeno que generó en la ciudad un acelerado crecimiento de la población y se reflejó en su estructura urbana, ocupándose los terrenos ubicados alrededor de las riveras del Magdalena y Bogotá, conformándose los barrios Bocas del Bogotá, Las Rosas, Brisas del Bogotá, Diez de Mayo, Veinte de Julio, Puerto Montero, Puerto Cabrera, Puerto Monguí, Obrero, Salsipuedes, Quinto Patio, Santa Helena, Buenos Aires; focalizados como barrios “Marginados” o “subnormales” que serían objeto del programa IPC. (Foto 2)La mayoría de las mujeres han llegado a Girardot provenientes de familias que sufrieron el impacto de la violencia y por eso en sus relatos hacen alusión a sitios, personajes y hechos relacionados con esta.
Yo soy del Tolima... del Valle del San Juan, me vine porque fallecieron mis padres, y hermana Ernestina se abrió paso en Girardot, entonces yo la seguí.Yo me acuerdo que mis papis sufrieron harto con lo de la violencia, mis tíos todos eran del partido contrario del de mi papá, entonces... a mi papá tuvieron que sacarlo en unos guacales envueltos en hojas de biao y tuvieron que decir que era fruta que llevaba para Ibagué.[25]Bueno... yo no soy nacida en la ciudad de Girardot, yo vengo de la región del Guavio, no vinimos de Girardot por culpa de la violencia del 9 de Abril, mejor dicho cuando mataron a Gaitan, mi familia le tocó dejar sus tierras y todas las cositas y salimos porque no pudimos seguir, entonces nos vinimos para acá. Yo tenía 10 años y mi mamá tenía una hermana en Flandes y ella tenía casa, nos vinimos a vivir ahí, primero ayudaba a una gente de Bogotá, le cuidaba la casa, se la limpiaba y por eso le pagaban; después nos vinimos de allá a pagar arriendo en Girardot en un inquilinato, por muchos años nos tocó luchar por la vivienda.[26]La violencia en Colombia, ha tenido cierto carácter regional, Girardot se convierte a partir de 1948 en un refugio para muchas familias liberales que huían de la persecución en algunas regiones de Cundinamarca y Tolima; este elemento explica la base social para la ubicación de Girardot en el imaginario colectivo como ciudad roja de Colombia, junto con el desarrollo comercial y la inmigración de población extranjera a raíz del auge de la navegación por el río Magdalena. Hechos que han contribuido a que Girardot sea fortín liberal importante a nivel Departamental y Nacional ; aparecen personajes que han encontrado un escenario en Girardot como María Helena de Crovo, Parlamentaria ; Enrique Lleras, Alcalde ; Ossa Avendaño, Promotor Departamental de junta de acción comunal; Celestino Cifuentes, Periodista y Político a nivel local; Familia Aljure, Empresarios de ascendencia Libanesa, algunos dedicados a la política ; que actuaron como actuales en la época de la toma de tierras, de acuerdo a las historias relatadas.En la historia de la fundación de los Barrios Rosas y Bocas del Bogotá, la señora Cecilia Acosta de González nos describe acciones y actitudes:
En el mandato de Guillermo León Valencia se dio la invasiónaquí en el Alto de la Cruz.
Los dueños eran los Aljure y Castaño nada menos, entonces ellos nos perseguían, porque decían que estos terrenos eran de ellos y no nos iban a dejar y nos echaron la policía del Espinal y la de acá, ellos nos tumbaron todo lo que habíamos hecho y a mucha gente se la llevaron para la casa y nos quitaron la madera, el alambre, las tejas de zinc, todo, nos toco luchar mucho y dejarlo todo tirado, al otro día volvíamos y así nos tocó un poco de tiempo hasta que llegaron unos parlamentarios... María Helena de Crovo...Ella se puso al frente y nos llevó a la Cámara de representantes, a un grupo de líderes y nos hizo respetar un poco y así se continuo hasta que al fin... Así esta parte de avenida que se llama Las Rosas de abajo, molestaron mas porque ellos no iban a dejar invadir eso, sin embargo la gente se tomó eso, hicimos ranchos, unos con esterillas, otros con barro, hacían piecitas, esta gente verdaderamente pobre, la representante María Helena de Crovo, presencio hasta muchos nacimientos de niños, debajo de unas tejas de zinc, así pues nacieron muchos niños, la gente muy pobre y esa señora nos ayudo. La gente se vino rápido, nos vinimos a vivir rápido a los ranchitos.
A través de las acciones de estos dirigentes políticas y el mismo programa IPC, se expresa un mecanismo del Estado para tutelar el incipiente proceso de participación y organización social y comanditaria, característica que dificulta tipos y niveles de participación en lo ciudadano y lo político por los vicios clientelistas que tienden a generar; como se puede observar en el caso del grupo Policarpa Salavarrieta. ... Y entonces... en ese tiempo estaba de Alcalde Enrique Lleras[27] esposo de Doña Cecilia, la Alcaldía estaba donde hoy es la universidad[28]
Cómo les parece que iban y nos decían sáquenlos, sáquenlos y él nos colaboro bastante, que en gloria esté, porque fue un hombre que prefirió dejar que lo amenazaran pero él nunca nos mandaba a sacar y sin embargo... La policía dos veces nos saco pero ahí insistimos... Y él nos colaboró diciéndonos que nos estuviéramos, íbamos a ponerle al barrio[29] el nombre de Enrique Lleras, y él no quiso... Porque de pronto había represalias, problemas contra él.
Entonces... Ya nos comunicamos con el señor Antonio Ossa Avendaño, que era de las juntas comunales, nos colaboró bastante con el señor Isauro Granados... Y nos trajeron ligerito la personería jurídica.
... Había un hombre de casta, el señor Bernardo Aya, que decía, ustedes no se salgan, que el último que se tiene que salir soy yo, pero al cementerio... Pero él nos daba mucha fortaleza... Nos cuidábamos los unos a los otros, de noche montábamos celaduría.[30]Para cumplir con sus propósitos de mejorar las condiciones de vida de los sectores más pobres de las ciudades intermedias, se presenta como estrategia no solo el trabajo interinstitucional para así articular los servicios de las distintas entidades para la financiación de programas y proyectos; sino que estimula a la población para que participe de forma organizada en la solución de sus problemas promoviendo la conformación de Comités de mejoramiento de Hogar y Cooperativas Multiactivas, alrededor de recursos denominados fondos rotatorios.
La Secretaría de Integración Popular de la Presidencia de la República, promueve hacia 1978 la organización de mujeres específicamente Amas de Casa, en los diferentes barrios de cobertura del programa IPC con el fin inicial de asignar créditos flexibles para la compra de artículos de primera necesidad; con el fin de canalizar los dineros y evitar su dispersión, en todos los barrios donde existía grupo de mujeres organizadas entorno a los comités, la secretaría de Integración envío $300.000 al Comité del barrio Brisas de Bogotá quien fue favorecido para que canalizara este recurso. Respecto a esta selección manifiesta la Tesorera del Club Familiar Policarpa Salavarrieta.(foto 3)
Después llego presidencia al barrio, porque sabía que aquí realmente era construido por gente pobre y merecíamos el programa que tenían, ahí fue cuando las señoras pobres de aquí, de Bocas y de otros barrios nos organizamos para que nos prestaran para comprar lo que necesitábamos, entonces se creó el club... ya saben ustedes como se creo... habemos muchas señoras todavía de las fundadoras... queremos mucho al programa y nos separaremos cuando El, nuestro señor, nos mande a llamar, de resto, no dejamos el club, nos ha servido de mucha experiencia... somos fieles, constantes y ahí estamos... tengo media vida ahí.
Nosotras salimos favorecidas, por la presentación que hubo en el acta que presentamos, porque nosotras teníamos todo bien organizado, se presentaron diez actas, y allá en Bogotá se pusieron a mirar, pero diez actas para diez grupos sacar personería, entonces allá buscaron y seleccionaron la mejor, la que mejor estuviera constituida a esa le sacaron Personería Jurídica. Por eso es que nuestra Personería Jurídica dice: Club familiar Policarpa Salavarrieta del Barrio Brisas del Bogotá. Si mal no recuerdo, el Comité quedo conformado... con Gloria Rojas de Maltés como presidenta, la Fiscal fue la hija de la Señora Vicenta, Fanny Robayo, la Tesorera, la Señora Lilia o liliana algo así no recuerdo bien el nombre, y la Secretaria era Yo. Entonces llegaron esos $300.000,oo, El Banco Popular y el SENA manejó esos dineros no fue ni siquiera nosotras, fue el SENA, con la [31]Supervisión de nosotras.

Muchas de las señoras de los diferentes barrios asumieron este recurso que envió la Secretaría de Integración Popular, como donación; obtuvieron sus artículos y no cancelaron su deuda ni tampoco regresaron al grupo.
Ante esta situación un grupo de señoras representantes de los Barrios Brisas del Bogotá, Bocas, Rosas, Santa Helena y Buenos Aires, iniciaron una nueva selección y vinculación de nuevas amas de casa al grupo aclarando que no era un regalo sino un préstamo representando en especie lo que se otorgaba, acordándose cobrar un mínimo de interés para así mantener buena parte del recurso.
Actualmente el Club Familiar Policarpa Salavarrieta, con Personería Jurídica, cuenta con treinta socias activas de las cuales dieciocho son fundadoras: Cecilia Acosta de González, Carmen Acosta, Luz Helena Tafur, Luz Marina Campuzano, Vicenta Robayo, María Aquilina Segura de Ávila, Nestoria de Arciniegas, Ana Gutiérrez, Julia Díaz, Ubaldina Patiño, Isabel Ramírez, Aliria Ospina, María Ema Ospina, Inés de Perafán, Gilma Enciso. Mujeres que como Doña Carmen Acosta, Cecilia de González, Marina Campuzano, junto con sus familiares, participaron en la toma de tierras que se dio en 1962 sobre la margen derecha del río Magdalena, conformándose los Barrios Las Rosas y Bocas del Bogotá.
A través del programa IPC, las socias han participado en talleres de: Manejo y conservación de Alimentos, Pastillaje, Corte y Confección, Floristería, Muñequería, Arreglos Navideños, Pintura, Música, Gimnasia, vinculándose junto con sus hijos en programas de recreación y revirtiendo parte de estos aprendizajes en las jornadas de vacaciones recreativas. El Club ha sido puente de información entre el programa y la comunidad para la promoción de actividades culturales, deportivas y recreativas. Entre 1985-1986 varias socias del Club participaron en el programa Capacitación para la Participación Comunitaria Urbana, CIPACO, coordinado por el SENA, cuyo objetivo era elaborar un diagnóstico de la situación del barrio donde residían, su historia, sus necesidades; para presentar ante Planeación Municipal y la Alcaldía programas y proyectos, éstas propuestas no tuvieron ningún seguimiento por parte de la administración municipal. Sin embargo la experiencia fue muy importante para quienes participaron, iniciaron una activa vinculación a la Junta de Acción Comunal y a la dirección de Hogares Infantiles Comunitarios del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, I.C.B.F.
Ya en los años 90 las señoras Aquilina y Aliria del Barrio Brisas del Bogotá, acogen la propuesta de la implementación del programa “Comedor Popular” para el barrio, actualmente funciona en la Caseta Comunal y se suministran desayunos y almuerzos; otras socias como Luz Helena y Cecilia que han querido ampliar y fortalecer sus negocios, se vincularon a la Cooperativa Multiactiva, organización creada con el programa IPC, la cual cuenta con un mayor recurso para otorgar créditos de fomento y apoyo a la comercialización y producción. A partir de indagar al interior del Club Familiar Policarpa Salavarrieta, sería posible retomar esta pequeña experiencia de trabajo de coparticipación comanditaria, como ejemplo para un sector más amplio de la población girardoteña, además entrar en contacto con su cotidianidad, nos permite encontrar elementos que sirvan de soporte a la generación de una pedagogía de la participación que involucre intereses, necesidades, gustos, formas de comunicación y fondos de conocimiento de la comunidad, es decir todo el conjunto de saberes cotidianos y académicos que poseen. (Foto 4).
Para la traída de la luz lo hicimos a través de la junta de acción comunal en ese tiempo no había ninguna mujer,
de pronto las señoras nos vinimos metiendo en los comités, como habían comités de salud, de educación de todo eso, entonces ya fue... del que ya se vio la mujer votaba, entonces dijimos si la mujer ya puede votar... entonces, ya podemos meternos en esas cosas, ir a hablar en cualquier parte; y fuimos poco a poco organizándonos, ya después que estamos viviendo un poquito más o menos como la gente, organizamos con cuatro personas para que se nos hiciera la escuela que hay, la Atanasio Girardot, nosotros salimos favorecidos en eso de las escuelas que regalo el presidente Kennedy cuando vino a Colombia, Alianza para el Progreso me parece que fue, regalo también la del San Jorge y otras tres escuelas más.
La comunidad teníamos que entregar un lote con escritura, el alcalde en esa época era Pedro Rojas Palmo, él le dijo al esposo mío que era el presidente de la junta... si usted me consigue en ocho días un lote con escritura con el municipio, enseguida le mando a hacer la escuela, entonces “Polo” dijo listo doctor yo me voy a proponer eso y se puso en contacto con los señores de Bavaria que eran los dueños de ese terreno que estaban desperdiciados el hablo con el gerente, el gerente le dijo que esa vuelta no se hacía si no en Bogotá ... vaya allá y hablen, el se fue con otro líder de acá del barrio para Bogotá y si, el doctor de allá le regalo... no me acuerdo cuantos metros cuadrados para esa escuela y le mando hacer la escritura y todo eso, entonces Polo le entrego la certificación al alcalde y como nos habían dicho, enseguida llegaron de Bogotá para hacer la escuela; entonces decía... que hace que vinieron ustedes a posesionarse de eso ... y ya tiene escuela y otros barrios que tienen años, años y años no se ha visto que hagan nada; y así fuimos logrando... las cositas para el barrio.
Después entonces llego presidencia al barrio, porque sabía que aquí realmente el barrio era construido por gente pobre y merecíamos el programa que tenían, ahí fue cuando las señoras pobres de aquí , de Bocas y de otros barrios nos organizamos para que nos prestaran para comprar lo que necesitáramos, entonces se creó el club... ya ustedes saben como se creo... nosotras... habemos muchas señoras todavía de las fundadoras, de esa época, y que queremos mucho el programa y nos separamos cuando él, nuestro señor, nos mande a llamar, de resto, no dejamos el club, nos ha servido de mucha experiencia, somos fieles y constantes y ahí estamos... tengo media vida ahí.






GENERALIZADA DE QUE LOS MOVIMIENTOS HAN DESAPARECIDO, DE QUE LOS ULTIMOS CUARENTA AÑOS HAN SIDO UN PERIODO EN EL CUAL NO HA OCURRIDO NADA. TALVEZ SE DEBA A QUE ESTAMOS ACOSTUMBRADOS A LA HISTORIA, COMO HISTORIA POLÍTICA. Y, SIN EMBARGO, POR ENCIMA DE TODO LA HISTORIA ES SOCIAL Y CULTURAL. ES LA HISTORIA DE LA VIDA DIARIA DE LOS HOMBRES Y DE LAS MUJERES; SI SE OBSERVA DE CERCA ESTA HISTORIA, REVELARÁ CAMBIOS DECISIVOS QUE INDUZCAN UNA REVOLUCIÓN SOCIAL... NO HAN ALTERADO EL NAVIO, PERO SI HAN CAMBIADO EL OCEÁNO EN QUE ESTE NAVEGA.
Agnes Heller
Los movimientos culturales como vehículo de cambio. Revista nueva sociedad, Caracas, 1993









3. ESTRUCTURA DE LA VIDA COTIDIANA DEL CLUB FAMILIAR POLICARPA SALAVARRIETAEn relación con la estructura de la Vida Cotidiana del grupo encontramos un predominio de la esfera familiar que se expresa en el tipo de necesidades fundamentalmente económicas que motivaron a organizar el grupo, en un contexto social de población marginal.
Doña Vicenta dice que le prestaron para camas, colchones y asientos, pero solo para implementos, porque los Doctores fueron allá a las casas nuestras, a nuestros ranchitos y sagradamente no había sino una piedra para que se sentaran, no había más, y el que más tenía, tenía butacas, banquetas esa es la pura verdad nuestra , si... . Entonces con los $30.000 que dieron... manifiesta Nestoria... Se hizo un listado de las personas que más necesitaban entonces... que la señora que duerme en pura estera, bueno entonces compremos un colchón, que no; que la señora dice que puede pagar la cama, bueno entonces compremos la cama, ese fue realmente nuestro inicio.
Los anteriores testimonios expresan las difíciles condiciones económicas que vivían estas familias, la mayoría de las cuales participan en el proceso de toma de tierras para proveerse de un techo.
El tipo de vínculo que predomina en la vida familiar, es de mujeres separadas, jefes de hogar que han asumido la responsabilidad de la formación, protección de sus hijos, “La mayor parte de las señoras somos separadas yo si soy separada porque él me dejó, yo tenía los niños pequeños, y dentro del grupo, pues ahí los he ido levantando” Nestoria, Barrio Buenos Aires.
Al respecto manifiesta Marlén Maldonado, actual presidenta del club familiar Policarpa Salavarrieta :
Cuando estaban pequeños yo los fui formando como yo soy, una mujer de armas tomadas... por lo menos ya mi hija tiene 20 años y mi hijo 18, ya mi hija toma sus decisiones por aparte... mi hija es profesora de un colegio y está estudiando en la Universidad de Cundinamarca Lenguas Modernas... lo mismo como soy yo va mi hija. Mi hija dice, yo quiero ser una profesional, no quiero depender, de ahí pa’lante... y el chino pues terminó, el pelao, José Miguel terminó sexto, se graduó en el Colegio Técnico Industrial, salió como mecánico automotriz, y en Enero se lo llevan para el cuartel.La esfera del trabajo está íntimamente relacionada con la vida familiar y con el tiempo dedicado a la atención de los hijos.
“Cuando es por lo menos en mi caso, que soy mujer jefe de hogar, pues me toca camellar para levantar lo de la comida para mis chinos... y es que la mayoría del Club somos así, jefes de hogar” Luz Helena Tafur.
La mayoría de las señoras del grupo son trabajadoras independientes que devengan más del salario mínimo, además del rol de ama de casa, realizan otras actividades económicas como: pequeñas comerciantes independientes, tenderas, madres sustitutas, madres comunitarias entre otras.
Lo mismo mi hijo, él desde pequeñito ha trabajado, ha trabajado en panaderías vendiendo bolsas, pan y actualmente está arreglando motos... y él trabaja y se compra su ropa, él no dice papá necesito esto, y cuando lo ve uno es vestido con lo que él trabajó....El grupo ha creado condiciones para poseer un trabajo independiente y les ha permitido condicionar el horario de las labores al ritmo de la vida familiar, fundamentalmente para no descuidar la formación y comunicación de sus hijos.
Decidí montar mi propio negocio porque me gusta manejar la plata por mis propios medios... sí, me gusta tener mis propios medios, si, manejar yo misma la plata y saber que uno trabajando independiente, uno dentra a la hora que quiera y sale a la hora que quiera, no tiene horario, eso me ha gustado mucho.
Primero en la casa tenía pues una miscelánea, trabajé, me fue muy bien, me tocó tomar este negocio del kiosco por una hermana que no lo pudo manejar entonces yo lo estoy manejando actualmente; desde hace dos años estoy acá trabajando, me siento muy feliz y contenta, gracias a Dios me ha ido bien.
El trabajo ha generado relaciones de autonomía y un nivel de autoestima alto, en la medida que introyectan el reconocimiento social de sus habilidades y capacidades, jugando un papel importante el grupo como mediador de relaciones y posibilidades en la construcción de su personalidad.
Desde muy chiquita quedamos desamparados, mi madre quedó sola al amparo de ella, entonces yo he tenido que trabajar desde muy pequeñita y siempre me ha gustado el trabajo.
Si desde muy pequeña yo dije, yo voy a tener mi negocio, de yo darme la vida por si sola, de yo tener mis cosas de no depender de mi esposo ni nada, no depender económicamente da autoridad para muchas cosas... para tomar decisiones.
Respecto al trabajo, manifiesta doña Cecilia Acosta de González :Yo, antes de casarme trabajaba en una fábrica de camisa “La elegancia” y ahí nos pagaban cada ocho días, no me acuerdo ahorita cuanto nos pagaban, ahí duré harto tiempo hasta que se acabo la fábrica, después me fui para otra de camisa y duré un año, era rematadora, o sea yo le quitaba todo lo que sobraba : las hebritas de hilo, miraba que estuvieran bien pegados los botones, todo eso hacia, me puse a estudiar después la modistería por las mañanas y los sábados en el americano - comercio, entonces ahí fue donde me conocí con el esposo que tengo ahora y no volví a trabajar afuera.Yo me casé de 17 años y mi marido era mayor, en ese tiempo los hombres no les gustaba que la mujer saliera de la casa si no él decía que yo ya sabía coser, que en lugar de irme por allá en otra parte que lo hiciera ahí en la casa, por eso no volví a trabajar, ahí en la casa me fue saliendo costurita y con esa platica ayudaba al mercado y a lo que saliera, “Polo” mi marido era chofer, él le manejaba el taxi a un señor, pues la plata no alcanzaba.
Según el relato, se muestra la tendencia que había en este momento, en el cual se reproducían los roles patriarcales, que circunscribían a las mujeres al mundo privado de la casa.Se observa una relación muy fuerte entre el grupo de mujeres del Club, y las actividades económicas que desempeñan, la mayor parte de esas actividades las iniciaron con préstamos adquiridos a través del club Familiar Policarpa Salavarrieta y actualmente la mayoría de solicitudes de préstamos siguen siendo destinados para fortalecer esas unidades productivas. (Foto 5)
En la esfera del tiempo libre, el grupo de mujeres del Club Familiar Policarpa salavarrieta ha generado un espacio para liberarse de la monotonía de la vida familiar, a través de las reuniones y las celebraciones de eventos como cumpleaños, día de la madre, día del amor y la amistad, Navidad que tienden a olvidarse en su vida familiar y que son significativas para ellas y el grupo.
Estas celebraciones adquieren la forma de ritos organizados “religiosamente” con actividades predeterminadas y pactos de obligatorio cumplimiento para reproducir valores.Hasta 1994 el Club, le daba regalo a cada una de las socias, regalo cuando cumplía años, nosotras tenemos la lista por mes de cada socia que cumple, pero siempre se iba platica... ahora le cantamos y aplaudimos no más... para el año entrante precisamente, yo quiero, quiero proponer que el Club dé una tortica, para celebrar entre nosotras mismas, a veces coinciden que varias socias cumplen en un solo mes y es que en las casas muchas veces ni se acuerdan de que uno cumple años. (Foto 6)
Otro elemento que se destaca es que muchas veces las celebraciones y paseos son una ocasión para que ellas se sientan atendidas, distinto a la cotidianidad familiar, donde su función generalmente es atender.
Cada tres meses organizamos celebraciones acá en la Sede, que damos regalitos, que hacemos una comitiva, que vamos a estar, con un ponque , vino, gaseosa, que vamos a estar bien agradables, y en ese día a nadie le duele la pierna, a nadie se le murió el pariente, a nadie le dieron cita médica, todas venimos.
De pronto en los otros meses a alguien le duele la muela o algo... entonces falla una o dos. Para el día de la madre o para la fiesta del amor y la amistad en septiembre, entonces, en un tiempo íbamos al río, íbamos y hacíamos un sancocho de gallina entre todas, que la una pela las papas, que la otra los plátanos, que fulana trae la leña y para servir entonces cada una con su plato y cuchara, entonces eso es una integración que tenemos. Para los Diciembres buscamos un sitio... donde nos atiendan, que unas pedimos carne, churrasco, que otras pollo y vamos donde halla piscina para que los nietos y los hijos estén. Estrella de González, Secretaria
El ser mujer determina unas características socioculturales especificas que se evidencian en comportamientos autónomos, valores que coadyuvan a asumir la responsabilidad frente a la dirección de la vida familiar y la formación de lo femenino.El grupo es el único espacio donde les permite encontrarse así mismas, olvidarse de la carga que asumen en su condición de ama de casa, trabajadoras; es el espacio donde se despojan de la dependencia frente a los hombres y los hijos, estar en el grupo para ellas es una forma de superar el espacio de la vida privada y empezar a acceder el espacio de la vida pública.
Las reuniones mensuales para ellas son significativas, porque elevan su autoestima, su identidad y generan sentido de pertenencia al grupo.
“La reunión mensual es buena, sale uno de la casa, del trabajo... es un rato que uno debe aprovechar porque eso no es de todos los días, para compartir con las amigas las otras señoras que vienen a las reuniones es un momento en que nos sentimos estimadas y queridas entre todas”. Julia Díaz, Barrio Brisas del Bogotá.
En la esfera de la actividad sociopolítica encontramos valores, diversidad de roles, además de gustos y hábitos que expresan el modo de sentir en una clase social, ubicado dentro del sector popular urbano.
Se ha encontrado en el grupo de mujeres evidencias del tipo de participación social que se ha caracterizado, como la organización de los individuos en la sociedad civil para defender y representar intereses particulares, en este caso, mujeres, para mejorar sus condiciones de vida. Algunas mujeres del grupo del Club Familiar Policarpa Salavarrieta han participado individualmente en procesos de toma de tierras, concretamente en el caso de Aquilina, Vicenta y Betulia, en el barrio Brisas del Bogotá ; y Carmen, Marina y Cecilia en el barrio Bocas del Bogotá y Rosas.
Un grupo de familias nos tomamos esos terrenos, no me acuerdo cuantas, yo estaba joven y ya tenía a polo, estaba pequeño de año y medio, la mayoría tenia niños chiquitos nos tocó luchar mucho porque nos tocó tumbar mucho monte y eso eran solo peñascos y nos tocaba dormir de noche en unos cambuches que se habían hecho... estos terrenos tenían dueño.
No eso no duró... diga usted unos seis meses, y que ya no dejan y que venga la policía, vaya y venga y uno, tumbaban y volvíamos y hacíamos, entonces se cansaron y ya no volvieron a molestar...
.Hubo enfrentamiento con la policía si, hubo harta gente detenida y en la cárcel y entonces, si ya el que iba haciendo una piecita, entonces se venían a vivir así sin haber agua, ni luz, ni haber, ni siquiera entrada, que eso era un solo cerro y que baje y suba, aquí no arrimaban carros ni nada, sino uno a pie.
Encontramos evidencia de participación social en el proceso de toma de tierras y apropiación del agua, y surgimiento de diferentes grupos de acuerdo al género, edad, religión.“Nuestro barrio fue constituido a la fuerza, porque fue invadido, fue barrio de invasión por eso digo que nuestras casas eran en paroi y Doña Vicenta fue la última invasora. Mi madre también “ testimonio de Luz Helena Tafur
Nosotras sí participamos en la invasión, coordinadas por un tío, entonces el lote de mi tío se lo quitaron, entonces dijo: “Bueno ustedes ganaron, quédense ustedes yo me voy” entonces mi tío nos dejó y nosotras nos quedamos el lote de mi mamá y el de mi tía.Yo doy fe que las señoras del Brisas del Bogotá, todas ellas, las que están en el Club nos hemos beneficiado bravamente del programa; porque nuestras casas eran 4 palos y paroí. En el 1975 cayó un aguacero, creo que la única vez que cayó granizo en Girardot, se llevo todo el paroi y nosotras quedamos a la pampa, y mi mamá le tocócolocar las 4 cobijas que teníamos para arroparnos, de paredes... claro no todo nos a caído del cielo. Luz Helena Tafur.
Doña Gilma Enciso por ejemplo, vivía en Bogotá con su marido, conductor de buses de la Empresa Sidauto a donde había emigrado proveniente del Valle del San Juan por la persecución por la persecución política a su padre. Causalmente se encontraba en Girardot con sus cuatro hijos en casa de su hermana Ernestina y a través de ella se enteró de la toma de tierras.
“Y estando allá, donde mi hermana...ella supo que acá para los lados de los terrenos que colindan con el barrio Salsipuedes iba a ver una invasión, y dijo, hermana en vez de volverse para Bogotá por qué no se le mide ahí, y yo le colaboro en todo lo que sea posible, y dije listo, pero es que yo con el marido, cómo hago, dijo, eso no le ponga color al marido, sino eso, ¡hágalo! ... tan pronto como pude me vine a inspeccionar con mis dos hijos y la niña para asegurarme que me dejaran ahí, después yo me puse las pilas con los cuatro chinos y me vine para el sector del barrio obrero, me metí, a un lote y me sacaron porque tenía dueño, pero yo no desfallecí ; entonces me vine para Brisas del Bogotá y ahí me metí, me hacían campito, mi lote era de 3 metros de frente por 12 de fondo... pero yo dije que no me interesaba vivir en un callejoncito... todo era meter la cabeza, en cuanto la cola me quedara afuera”.
Las mujeres después de haber participado en el proceso e toma de tierras y por el hecho de actuar directamente, generan lazos de amistad, compañerismo y solidaridad, además de identidad y afecto con el entorno que constituyen. Al respecto Doña Gilma comenta:
Me colaboraron bastante mis amistades, la amistad de Aliria de Osorio..., ellos tenían más como vivir... tenían su chocita, la más bonitade paroi, toda de paroi y ellos me albergaban allá mientras yo estaba por ahí, me cogía el invierno y mi techo eran sábanas y colchas, pero ahí vivía.
La participación en el conflicto por el agua, genera a nuevas relaciones y aprendizajes.Entonces ya después, cuando las gentes techaron y en una piecita vivíamos y cocinábamos, todo en una sola pieza, pero la cosa fue en ir a coger la posición, para el agua nos tocó romper los tubos de los tanques que llevaban agua hacia la fabrica de Bavaria y... la gente sin nosotros tener una gota de agua ni nada, entonces como en la parte de abajo pasaban los tubos grandes con el agua para Bavaria, entonces la gente fue y los rompió y ponían un tapón de palo y ahí todos los días había servicio.Cuando se enteró Bavaria, como aquí estaban los tanques de Bavaría, los tanques donde venía y caía agua y ahí salía derecho para allá, inclusive ahí en esos tanques aprendieron a nadar los muchachos de por acá ahí se bañaban... eso era un peligro, pero los chinos se escapaban y nadaban allí aprendieron a nadar, entonces cuando Bavaría vio esto lo que hizo fue eliminar esos tanques yo no se por donde sacarían el agua para allá.Las mujeres a medida que se amplían los conflictos y su incidencia en ellas, asumen nuevos roles y mayor conciencia, con una particularidad, siempre se apoyan y actúan al lado de sus hijos, factor que genera más seguridad y compromiso en ellas. Inicialmente se evidencia una dependencia frente a las decisiones de los varones, de los “Doctores”, sus roles eran limitados.
El esposo mío fue el primer líder que hubo, presidente de la Junta de Acción Comunal, primeramente luchó porque se pusiera el agua ; se organizó la junta y ellos hablaron hasta que pusieron una alberca en la mitad del barrio, nos la mandaron a llenar. Cuando Bavaria nos quitó el agua, sufrimos mucho, nos tocaba ir donde la comadre, donde las amigas, alistar la ropa para ir a lavarla al río, hasta que al fin se logro con reuniones que se pusiera el agua, trajimos al gerente del acueducto, pero el Doctor decía que todo tenía que tener su organización que debíamos esperar, el nos prometió que en lo único que nos podía ayudarera, mandándonos a hacer a hacer una alberca con 4 plumas y que en las noches nos la llenaban, nosotros hicimos un convenio con el Doctor mientras se organizaba la Junta bien, el Doctor nos mandó un maestro con los materiales y nosotros pusimos las cuatro plumas.
Las primeras funciones asignadas a las mujeres, eran propias de su género según su rol sostenido hasta esa época, generando una oportunidad para ir gradualmente involucrándose en el ámbito de los asuntos públicos.
Nosotras las mujeres y los niños ayudábamos consiguiendo el agua para la mezcla hacíamos la limonada y todo, cuando la alberca estuvo, nosotras contentas vino el gerente a verla, y sí, la alberca había quedado muy buena, la llenaron con carrotanques y quedo rebotada ; al otro día cuando fuimos a sacar agua encontramos el reguero, la alberca se había partido por la mitad, antes no se llevó las casas que habían hecho pequeñas... esa es la historia del agua... ahí quedaron todas las ilusiones.Pero las mujeres no se quedaron en la desilusión del primer intento sino que aprovechan para nombrar comisiones y empezar a meterse en la dirección.
Nos fuimos al otro día una comisión allá pal acueducto... más que todo fuimos las señoras, aunque pues claro que ese tiempo en todas las juntas eran hombres los que habían, pero ahí comenzamos las señoras a meternos también, pues tenían que oírnos a nosotras y así, si venia el alcalde, o si venia no se quien... allá estábamos... adelante, metidas con los niños para que nos pusieran más cuidado.
Al gerente lo trajimos y dijo : ¡No !, yo me provoca esconderme... pues claro, no le metieron varilla ni nada a la alberca, por eso no aguantó y se abrió y nos dijo mis señoras ustedes me pueden aquí hasta linchar porque imagínese... les prometo que les voy a mandar a hacer otra alberca y ustedes no dan nada, de nuevo nos mandaron un maestro y nos la hicieron bien hecha ; esa alberca ahí quedó como un monumento, hasta que ya vino la hechura de la avenida y tocó tumbarla.
Este grupo de mujeres no está aislado frente a su relación con otros grupos de acuerdo a intereses relacionados con lo económico, religioso, social, con la edad.
“Yo estuve, ahorita no estoy, en pastoral social hubieron varias allá en Buenos Aires: Yo soy del barrio buenos aires, y entonces yo me anoté a uno de los de la señora Eloina Castillo”.Asumen su liderazgo “nosotras tenemos grandes líderes”. Se observa que existe una relación del grupo con las necesidades y la historia del barrio, específicamente con el barrio “Brisas del Bogotá”.
La Señora Vicenta del barrio Brisas del Bogotá dice: “También estoy incorporada”, refiriéndose al grupo de pastoral social.
El tiempo aparece repetidamente como condicionante para la participación en otros grupos, como lo expresa la misma Vicenta “Yo me retiré porque no me quedaba tiempo. Yo fui fiscal de la Junta de Acción Comunal del Barrio pero realmente absorbe mucho tiempo”.De acuerdo a lo anterior, se ha encontrado en el grupo de mujeres evidencias del tipo de participación social que se ha caracterizado, como la organización de los individuos en la sociedad civil para defender y representar intereses particulares, en este caso, mujeres, para mejorar sus condiciones de vida. Algunas mujeres del grupo del club Familiar Policarpa Salavarrieta han participado individualmente en procesos de toma de tierras, concretamente en el caso de Aquilina, Vicenta y Betulia, en el barrio Brisas del Bogotá; y Carmen, Marina y Cecilia en el barrio Bocas del Bogotá y Rosas.
Igualmente se manifiestan ejemplos de tipo de participación comunitaria por parte de algunas de ellas, que a nivel individual han participado y participan en acciones colectivas para solucionar necesidades de vida cotidiana; en este caso Aliria, Aquilina de la Junta de Acción Comunal del Barrio Brisas de Bogotá ; Marleny Maldonado, Junta de Acción Comunal del barrio Santa fe; Ana Gutiérrez, Junta del Barrio Santa Helena; Luz Helena Tafur; Junta del Barrio Esperanza Autocontrucción; Cecilia González; Junta de Acción Comunal del Barrio Bocas del Bogotá.
Las necesidades del barrio determinan su relación con la política y los políticos y en ella aparecen las Juntas de Acción Comunal como instrumentos de mediación.Regularmente van los líderes políticos a los barrios para la época de las votaciones y le dicen a uno... préstenos la casa para una reunioncita, prácticamente eso se mueve por la junta de acción comunal, entonces como la mayoría de nosotras hemos participado en juntas de acción comunal, ahora por ejemplo hay dos o tres hombres en la del barrio, el resto que compone la junta es femenino. Testimonio de Marlen Maldonado –presidenta del club.
... Entonces, llaman al grupo, vamos a trabajar con ustedes; uno empieza, bueno, tenemos estas calles sin pavimentar, trabajamos con el barrio pero Usted nos ayuda a pavimentar la calle; ... Hablamos con los habitantes y decimos, el político fulano de tal nos va a ayudar... pero uno siempre busca un rol no... si el barrio es más azul pues un candidato conservador, y si el barrio es más rojo, pues un candidato liberal. Luz Helena TafurSe expresa una tendencia: la mayor parte de los líderes políticos son hombres, la mayor parte de los miembros de la Junta de Acción Comunal son mujeres.En el Comité interno coordinador del programa I.P.C; instancia consultiva y decisoria, donde se avalan los proyectos del programa, participan las señoras: Marlen Maldonado y Luz Helena Tafur, representando del club.
Respecto al tipo de participación en el ámbito público: La ciudadana, y la política, no encontramos en el grupo de mujeres, muestras de participación ciudadana, es decir no ejercen como representantes ante las Juntas Directivas de Empresas Públicas, Comités de Veedurías, Juntas Administradoras Locales. En Girardot administrativamente está organizada por comunas pero no se ha realizado la fase de la elección popular para conformar las JAL. En cuanto a la participación política, se circunscribe solamente en el voto y aún está viciada por métodos clientelistas.Los niveles de participación que se han categorizado son: En orden ascendente: información, consulta, iniciativa, fiscalización, decisión y gestión. Al interior del grupo registramos el nivel de información caracterizado por un predominio del saber cotidiano, frente al académico, además de la existencia de redes de comunicación. Representada esta red a través de las delegadas del barrio y cuentan con lugares específicos de encuentro e intercambio de información oral (puesto de la Plaza de Mercado de Luz Helena Tafur, Tesorera del Club). (Foto 7)
El nivel de consulta, se caracteriza por la expresión de opiniones y evidencia de capacidad de convocatoria al interior del grupo. En el nivel de iniciativa, se formulan sugerencias por parte de los participantes, que afectan las decisiones colectivas.En el nivel de Fiscalización, hay permanente vigilancia por parte de las integrantes del grupo, sobre el cumplimiento de las decisiones que se toman.Esta vigilancia se expresa frecuentemente en forma de valores como honradez, compañerismo, solidaridad, responsabilidad, puntualidad, tolerancia entre otros.En el nivel de concertación, se ha expresado en pactos concretos como:* Pagar puntualmente para mantener el recurso que tienen.
* Acuerdo de cancelar $1.000 por inasistencia a las reuniones y obligatoriedad en la compra de refrigerio para acrecentar el fondo.
* Conciliación entre las líderes Luz Helena del Barrio Esperanza - Autocontrucción y Cecilia de González del Barrio Bocas del Bogotá; para fortalecer la cohesión del grupo, acrecentando el sentido de pertenencia al grupo frente al sentido de pertenencia del Barrio.* Acuerdo para fortalecer la puntualidad en el pago de las obligaciones, suspendiendo laposibilidad de crédito a la socia por seis meses por incumplimiento.* Se acuerda un valor mínimo de $ 3.000 para los regalos ofrecidos en las celebracionesritualizadas en el grupo: Día de la madre, amiga secreta, para el día del amor y la amistad.Se ha logrado la expresión y aceptación en otros grupos, de carácter religioso, comunitario, social.
Para el nivel de decisión, entendido como adopción de ideas o de formas de actuar para buscar solución a un problema a partir de escoger entre varias alternativas, encontramos que realmente son pocas las alternativas que se dan para buscar solución a sus problemas, lo que ha generado poca movilidad dentro del grupo mismo.
El nivel de gestión, entendido como el conjunto de recursos destinados a ejecutar acciones necesarias para lograr un resultado final : Manejo de una situación, solución de un problema, satisfacción de una necesidad o de una aspiración. No se han generado procesos que permitan al grupo acceder hacia un tipo de participación que supere los intereses particulares en lo económico; el Club ha permitido que se fortalezca sus unidades de producción como: Tiendas, Misceláneas, Elaboración y comercialización de colchones, expendio de gas, modistería, venta de víveres entre otros.Condiciones de la participación: En el grupo de mujeres del Club en cuanto a las condiciones objetivas, a pesar de la vigencia de la Constitución del 91, no existe una apropiación de los espacios creados por ella para garantizar una verdadera participación ciudadana y política, además el Estado ha propiciado la conformación de las Juntas Administradoras Locales, Comités de Veeduría y participación ciudadana, comités de Control de los Servicios Públicos Domiciliarios, pero a nivel municipal la comunidad no conoce suficientemente la existencia de estos canales y además hay carencia de una red de organizaciones que respalden la participación del ciudadano y propicie procesos de identidad social.
En cuanto a las condiciones subjetivas, este trabajo muestra que existen deseos, motivaciones e intereses individuales para participar y además, se evidencia cierta interiorización de prácticas democráticas expresadas en la vigencia de principios y valores como: Solidaridad, tolerancia, armonía, honestidad; aunque falta mayor conocimiento del contexto, porque a pesar de que conocen los problemas de la comunidad donde viven y algunos mecanismos de solución, como actores, hay carencia de una cultura política que les permita ir más allá de los intereses de la vida cotidiana; porque en la cultura política vigente predominan rasgos de paternalismo, pasividad, clientelismo que no permiten la conformación de sujetos activos sociales, garantía para la construcción de una sociedad civil que supere las trabas que la politiquería le coloca al ejercicio del estado social de derecho.








FUNDAMENTALES DE LA ESCUELA VA A SER RESTITUIR LAS RELACIONES ENTRE LO UNIVERSAL Y LO LOCAL, ENTRE LO HOMOGÉNEO Y LO DIVERSO, DÁNDOLE CABIDA EN SU INTERIOR (NO SÓLO POR LA ADMISIÓN, SINO CURRICULAR Y METODOLOGICAMENTE) A POSICIONES QUE EN ESTE FINAL DE SIGLO REPRESENTAN LA HETEROGENEIDAD, LA DIVERSIDAD, EN FIN, LAS MÚLTIPLES EXISTENCIAS DEL OTRO.
PENSAR UNA EDUCACIÓN DE TOLERANCIA Y PLURALISMO SIGNIFICA QUE LA ESCUELA DEBE RECONTEXTUALIZAR LOS ELEMENTOS UNIVERSALES EN LAS PARTICULARES ESPECIFICAS DE CADA CULTURA VISIBLE A TRAVÉS DE CADA CENTRO, DE CADA DOCENTE, DE CADA ALUMNO, CONTEXTO QUE NOS PERMITIRÁ HABLAR DE LA NUEVA COMUNIDAD EDUCATIVA.DE LA MANERA COMO LA EDUCACIÓN RESUELVA ESTE CONFLICTO SE ESTARÁN COLOCANDO LAS BASES PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA DEMOCRACIA PROFUNDAMENTE UNIVERSAL, PERO LEVANTADA DESDE LO LOCAL Y DESDE LO REGIONAL.
Marco Raúl Mejía J.
Una escuela para la nueva época
Educación y Modernidad
4. ELEMENTOS DE LA VIDA COTIDIANA PARA UNA PEDAGOGÍA DE LA PARTICIPACIÓNpara elaborar una pedagogía de la participación es necesario ubicar nuestra praxis en el sentido de develar las relaciones entre el poder y el conocimiento, inmersas en las esferas de la vida cotidiana, plasmadas en el tipo de vinculo entre las personas, las formas de aprendizaje y comunicación, los valores, las actitudes, el tipo de socialización que prevalece en una formación socioeconómica dada.
Esta forma de ver y entender la pedagogía de la participación no la podemos separar de una concepción de la pedagogía como “la comprensión teórica conceptual sistematizada y corroborada entre el contexto de la enseñabilidad y el contexto del aprendizaje”,[32] esta visión rompe con los dualismo tradicionales de enseñanza - aprendizaje, conocimiento didáctico - resultados, profesor - alumno; hace énfasis en el contexto social donde se establecen relaciones comunicativas a partir de la diversidad de intereses que se expresan en el aula o en la clase y la comprensión teórica de estas relaciones por el docente.También se establece una relación muy fuerte entre pedagogía, política y ciencia desdeuna perspectiva pedagógica constructivista abierta a la interpretación y recontextualización permanentemente, es decir abierta a la hermenéutica; que facilite la reintegración y superación de la lógica científica positivista en el contexto de la existencia polisémica y ambigua de la comunicación humana que se despliega entre los sujetos concretos de la enseñanza.[33] Por esto se entiende la pedagogía como una disciplina hermenéutica que no renuncia del campo científico, sino que da cuenta de la complejidad y el perfeccionamiento humanista de la lógica científica, desde la problemática esencial de la pedagogía misma.
En este empeño coincide investigadores de diferentes regiones de América. Una pedagogía de la participación exige entender la importancia de la vida cotidiana, del lenguaje, del cuerpo, como múltiples expresiones de la subjetividad; para ensayar la posibilidad de un conocimiento enraizado en la cultura que no eluda el compromiso con la emancipación social[34]
Específicamente en el grupo de Mujeres de Club Policarpa Salavarieta, se evidencia elementos que consideramos permiten intentar el acercamiento a una pedagogía de la participación. Algunos de ellos se manifiestan como aprendizajes construidos en grupo bajo la forma de valores, hábitos, intereses que se manifiestan y que dan perspectiva, significado y representan motivaciones que elevan la conducta potencial de sus integrantes, mostrando el papel activo de los grupos sociales en la producción de conocimientos, generación de sentimientos, emociones, transformación y mantenimiento de las relaciones de poder, como se evidencia en los relatos.Algunos valores que se presentan como aprendizajes en el grupo son: responsabilidad, solidaridad, honradez, tolerancia, compañerismo, amistad.La responsabilidad, honestidad y compañerismo se expresan en los siguientes términos“ Hace poco nos estamos prestando cien mil y para prestarles a 30 señoras , pues nos toca que sean prácticamente buenas pagas , buenas compañeras. Mejor dicho, que los dineros bien manejados son muy bien llevados... Luz HelenaPara generar y mantener este tipo de valores, las mujeres del grupo han establecido pactos fundamentales para su admisión, selección, estabilidad y permanencia.“El primer pacto que hubo, fue que nosotras de buena fe devolviéramos la plata, por eso fue que decidimos cobrar ese pequeño porcentaje de o.5 % para recuperar la plata que otras señoras se llevaron “.
El recurso inicial que recibió el Club Familiar Policarpa Salavarrieta fue de $ 300.000 por parte del programa I.P.C como Fondo Rotatorio, muchas mujeres pensaron que la plata era un regalo, una donación del gobierno y no cancelaron la deuda que adquirieron.Hemos observado que para mantener el recurso que tienen y fortalecerlo, ejercen un control en el crédito otorgado y en la asistencia a las reuniones de acuerdo a lo estipulado en el reglamento, además del compromiso de cada una de pagar y consumir $ 400 por el refrigerio que venden en cada reunión, mensualmente a una socia se le encarga de prepararlo; reforzándose de esta manera la responsabilidad, honestidad y el compromiso de pago en el grupo, reconociendo que estos valores hacen parte de los aprendizajes.Específicamente en el grupo de Mujeres de Club Familiar Policarpa Salavarieta, se evidencian elementos que consideramos permiten intentar el acercamiento a una pedagogía de la participación; algunos de ellos se manifiestan como aprendizajes construidos en el grupo bajo la forma de valores, hábitos, intereses, actitudes, formas de organización y comunicación; perspectiva y significados que elevan la conducta potencial de sus integrantes, mostrando el papel activo de los grupos sociales.Al interior del grupo existe claro predominio de saberes cotidianos con las características ya señaladas por Toulmin, como relativa lentitud de los cambios conceptuales en este tipo de saber y su protección contra la posibilidad de cambio y la selección crítica, este conocimiento cotidiano es rico en significados personales.
Cada persona comprende aspectos concretos de la realidad a partir de constructos ( Kelly 1995), que son como anteojeras que se interponen ante esa realidad, y que están mediadas por el contexto sociocultural en el que se forma. Estos constructores personales son elevados a partir de su utilidad y funcionalidad en la cotidianidad, en un proceso colectivo y comunicativo permanente, tendiente a resolver sus problemas individuales.Para reestructurar el proceso educativo y pedagógico, es necesario entender la escuela en su condición de organización social generadora de aprendizaje y mediadora de procesos comunicativos que trascienden el aula. A partir del reconocimiento de la diversidad de grupos, género, intereses, aprendizajes que conduzcan a un mayor grado de autonomía personal y social.
La explosión de sentido que se expresa en los nuevos movimientos sociales y la creciente pedagogización de la vida cotidiana en la que se producen aprendizajes recontextualizados por los procesos comunicativos ( Mejía 1994) hace necesario un trabajo pedagógico diferente, apoyado en investigación, comunicación, y participación que nos permita acceder a los diferentes procesos de socialización inmersos en la complejidad de los contextos socioculturales, para conducir a una re contextualización cultural de las comunidades educativas en construcción, sin la cual no se podrían generar sentido de identidad y pertenencia.
Al interior del grupo de mujeres del Club, se manifiestan un predominio de comunicación oral, como lo evidenciamos en las convocatorias , acuerdos, informes, trámites de crédito se manifiestan en forma oral ; las actas, formatos de préstamo , registros contables aparecen en forma escrita , como procedimiento para legalizar la deuda.Esta forma de comunicación se apoya en una red conformada por delegados de barrios, que tienen como función mantener informadas las socias sobre situaciones que transcienden las reuniones ordinarias del grupo, por ejemplo : cambios de programación de actividades, calamidad de alguna socia, distribución de boletería, entre otras.Destacamos la importancia que juega el sitio de trabajo de la Tesorera, ubicado en la Plaza de Mercado, lugar de encuentro de las mujeres del grupo que en su cotidianidad van a la Plaza de Mercado los jueves y domingos, situación que se aprovecha para captar información conveniente a sus intereses particulares y de grupo como : Solicitud de préstamos de emergencia, recorderis de deudas pendientes y comentarios sobre la vida personal y social de las integrantes del grupo.
“ Yo por el sitio de trabajo, yo me comunico con las compañeras socias antes del día de la reunión, por ejemplo, Nestoria , va al puesto semanalmente , Aliria, Vicenta o la hija , también , Marleny va cada ocho días y Cecilia día de por medio y así ... “.Convirtiéndose el puesto de la Plaza de Mercado en un espacio de intercambio de información, saberes y poderes; tener en cuenta está red de comunicación permite la posibilidad de integrarse a otras redes a nivel municipal de organizaciones civiles, e instrucciones que permitan dinamitar procesos de gestión, movilizando los saberes tanto académicos como cotidianos.
Otro elemento importante es el de las formas de aprendizaje, la matriz social en que los aprendizajes son afirmados y utilizados a partir de los fondos de conocimiento; entendidos como el conjunto de saberes cotidianos y académicos que las mujeres traen o consiguen en el grupo: Primeros Auxilios, utilización de hierbas medicinales, modistería, contabilidad, manejo de alimentos, floristeria entre otros. Estos aprendizajes cotidianos y académicos se consideran en el contexto en que son adquiridos, de acuerdo a la manera en que allí se organiza a partir de intereses concretos.
Una pedagogía de la participación debe establecer conexiones claras con los fondos de conocimiento estableciendo su necesaria movilidad para que el conocimiento se vuelva relevante y crítico, para así garantizar un puente entre el conocimiento público o académico. Al indagar sobre este aspecto las mujeres manifestaron valoración por el saber cotidiano adquirido en el contexto familiar y en el grupo mismo.
Las socias son pilosisimas para el negocio...si yo le pongo a mi mamá, que tiene tienda, a sumar de memoria, ella me gana, y no tiene sino tres meses de estudio. Entonces uno le dice, mami el Sena va a dar un curso, !Hay mija, pero yo ni se escribir... escasamente se firmar, a que voy a ir allá! Sí...
Las mujeres del grupo generan aprendizajes o constructos personales, mediante procesos comunicativos, que les ha permitido adaptarse a el contexto sociocultural en que son desarrolladas sus vidas; pero en relación con su hijos y en la opción de ellos por nuevos aprendizajes que se adecuen a las nuevas relaciones sociales, se expresa una nueva movilidad de saberes accediendo a otros lenguajes como el visual, permitiendo una influencia de nuevas formas de comunicación y socialización.
Necesitamos de una pedagogía planteada desde la identificación de las Relaciones de poder inmersos en los procesos de socialización que se expresan en la comunidad, una pedagogía que genere el contacto entre lo local, regional, global, movilidad de los diversos saberes a partir de los constructos personales y de los intereses de la vida cotidiana que propicie nuevos espacios de poder social con actores sociales activos que construyan organización social y gestión colectiva que no renuncie a un compromiso ético y democrático y a la búsqueda de la entidad, que genere una nueva cultura académica acorde a los cambios técnicos y sociales del nuevo siglo y que como lo plantea Marcos Raúl Mejía:
Hablar de Escuelas del Futuro implica atender a los nuevos elementos de la Sociedad Global que tocan con la actividad escolar y que le exigen a la escuela profundos replanteamientos, no sólo en su papel y su sentido histórico, sino además en la manera de operar en los contextos culturales específicos; ya que no podemos olvidar que los desarrollos de la ciencia, la tecnología y la sociedad, son recontextualizados por las prácticas de maestros y alumnos desde los ámbitos culturales en los cuales ella construye su vida.
5 . METODOLOGIA
El tipo de investigación empleado fue cualitativo con enfoque etnográfico, siguiendo trabajos de investigadores como Hugo Cerda en Colombia y Peter Mclaren en Estados Unidos quienes desarrollan experiencias en torno a la vida cotidiana en sectores populares urbanos, y su relación con procesos académicos.
La población objeto de estudio correspondió a 30 mujeres organizadas en el Club Familiar Policarpa Salavarrieta de Girardot, con 16 años de permanencia y un rango de edad entre 32 y 72 años; jefes de hogar, dedicadas a actividades económicas de pequeño comercio y provenientes de barrios populares ubicados en la desembocadura del río Bogotá y la margen oriental del río Magdalena, habitantes de los barrios: Bocas de Bogotá, Brisas del Bogotá, Las Rosas, Santa Helena, Buenos Aires, Esperanza Autoconstrucción, fueron objeto del programa Presidencial I.P.C (Integración de Servicios y Participación de la Comunidad). El 80% de ellas no han superado el nivel básico de escolaridad.La muestra fue seleccionada intencionalmente atendiendo a criterios como permanencia, liderazgo, género, relaciones de poder, proceso de individualidad, roles, intereses, hábitos, gustos, por lo que tiende a coincidir con la población.
Dos integrantes del grupo de investigadoras han posibilitado el acercamiento al grupo de mujeres por haber observado e interactuado con el grupo en su rol de funcionarias del Programa I.P.C., durante cuatro años y el grupo completo de investigadores logro la confianza necesaria para vincularse como observadores no participantes en las actividades del grupo durante los últimos 2 años.
Para comenzar a indagar al interior del Club se concretó una reunión con participación voluntaria a fin de conseguir autorización de observación y registro documental de las sesiones, además se realizó a manera de estudio piloto, una entrevista semiestructurada con el fin de afinar las categorías y los instrumentos para la recolección de información.Los procedimientos e instrumentos para la recolección de la información empleados fueron: observación y notas de campo; entrevista con informadores claves, análisis de documentación protocolar: actas, libros, archivos, fotografías, conversatorios, transcripción de entrevistas.
El trabajo se complementó con reconocimiento del contexto y visitas domiciliarias para buscar un mayor acercamiento.
La entrevista se realizó teniendo en cuenta:
a. La temática propia de la indagación.
b. Creación de un ambiente espontáneo y no dirigido.
c. Asumir los investigadores una actitud de oyentes receptivos.
d. Más que hacer preguntas generar un conversatorio que permitiese descubrir en los giros del lenguaje. intereses, deseos, hábitos, necesidades, valores, aprendizajes, formas de comunicación latentes en las historias personales y del grupo.e. Agrupar la temática en preguntas generales ordenadas de acuerdo a la importancia para la investigación.
f. Procurar que el entrevistado se sintiese participe de la investigación.
g. No interrumpir la narración del entrevistado.
h. Motivación a profundizar aspectos relevantes. (Foto 8)
La observación se complementó con notas de campo pormenorizado en el lugar de los hechos , anotaciones al margen sobre aspectos claves, las frases cargadas de significados permitieron ver la autoimagen y el sentido de identidad y permanencia del grupo, se trató de buscar el porqué se realizan acciones del grupo.Para la categorización y análisis de la información, se atendió:· Revisar el material protocolar para reflexionar y comprender la cotidianidad del grupo demujeres, tolerando la ambigüedad, la contradicción y resistiendo la tendencia a encontrar sentido con rapidez . Se procuró alejar toda interpretación que no surgiera de la descripción protocolar, para lograr una visión de conjunto, orientadora del proceso de categorización, consistente en señalar atributos representativos para ordenar lógicamente el análisis de resultados
· La categorización o clasificación de las partes de realizó a partir de una descripción de las categorías significativas a través de un juego dialéctico de diseño y rediseño, integración y desintegración entre el todo y las partes para generar argumentos explicativos al problema indagado.
·Para la categorización se procedió a transcribir pormenorizadamente las entrevistas registradas, enumerando las páginas y líneas al margen y marcando con símbolos y colores· Para diferenciar a los interlocutores, se dividieron los contenidos en temas y se categorizó de acuerdo a variables predominantes , relaciones de poder, formas de aprendizaje y comunicación , valores , gustos hábitos , celebraciones , saber pedagógico , saber cotidiano , intereses.
Se asociaron las categorías de acuerdo a su naturaleza y contenido: antecedentes , esferas de vida cotidiana , aprendizajes , pedagogía de la participación.
En todo momento se procuró iniciar una recuperación de las historias de vida de las mu jeres del club familiar Policarpa Salavarrieta.
· La presentación de los resultados se hizo mediante una análisis lógico interpretativo expresado en tres capítulos: Contexto sociocultural del grupo, estructura de vida cotidiana y elementos de vida cotidiana para una pedagogía de la participación.6. CONCLUSIONES
· El Club Policarpa Salavarrieta , fue conformado por mujeres provenientes de una población urbana marginal que ocupó los terrenos ubicados alrededor de la desembocadura del río Bogotá y sobre la rivera Oriental del Río Magdalena , en su mayoría.· Está población fue atendida inicialmente por el programa Integración de Servicios y Participación de la Comunidad I.P.C por ser considerada Girardot , ciudad intermedia de acuerdo al Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad de los Andes , categorización acogida por Planeación Nacional , para 23 ciudades del país en un intento por disminuir el flujo poblacional creciente hacia las grandes ciudades.· Las anteriores conclusiones demarcan dos tipos de participación iniciales para el grupo. la primera participación , social, caracterizada por la participación directa de algunas integrantes y sus familiares en procesos de toma de tierras, motivadas por el intereses particular de satisfacer su necesidad de vivienda y la segunda, Comanditaria, caracterizada por la intervención de varias mujeres como líderes comunitarias en proyectos específicos en beneficio de sus comunidades de barrios a través de las juntas de Acción Comunal.
· La participación en el grupo fue tuteada por el programa I.PC. que promovió los Comités de Mejoramiento de Hogar y Cooperativas Multiactivas , alrededor de recursos denominados Fondos Rotatorios , pero la dinámica dentro del grupo va generando procesos de autonomía que han garantizado su permanencia. Está dinámica se expresa en elementos de vida cotidiana que reflejan sus gustos, intereses, formas de organización y comunicación, celebraciones, pactos, valores.
· En el Club Familiar Pilicarpa Salavarrieta, participan un promedio de 30 socias activas, de las cuales 18 han permanecido desde su fundación , la mayor parte de ellas son mujeres jefes de Hogar, que además de esté rol, desempeñan actividades económicas independientes, su nivel de escolaridad es bajo por lo que hay un predominio de los saberes cotidianos.
· Dentro de la Esfera Familiar, encontramos que las necesidades e intereses económicos fueron los que impulsaron el ingreso de las mujeres al Comité de Mejoramiento de Hogar, posteriormente “ Club Familiar Policarpa Salavarrieta “ , los primeros objetos que las mujeres adquirieron con el crédito otorgado en especie por el Club con base en el fondo rotatorio fueron : camas, colchones, asientos, ollas, estufas, entre otros ; para mejorar la calidad de vida en el hogar ; posteriormente adquirieron préstamos en efectivo para la adquisición de : Refrigeradores, vitrinas , materia prima, arreglo de máquinas de coser, entre otros, para mejorar el nivel de ingreso de la familia, a través de actividades como : Elaboración de colchones, modistería, tienda, casetas, puesto de víveres en la Plaza de Mercado, expendio de gas, artesanías, restaurante comunitario.
· En la esfera del tiempo libre, se manifiesta un predominio del deseo e interés de compartir , recrearse y ser atendidas como un mecanismo para librarse de la monotonía y falta de afecto en la vida familiar . Esto lo expresan en reuniones, celebraciones y paseos que realizan con motivo de acontecimientos como: cumpleaños, día de la madre , día del amor y la amistad , Navidad.
· En el grupo no se evidencia expresiones concretas de participación política, la conciben como una actividad no pertinente al grupo, por lo tanto su actitud es pasiva y permeable a la manipulación de los dirigentes políticos tradicionales, con los cuales se relacionan a través de agentes políticos en los barrios y las Juntas Acción Comunal, donde se tiende a cambiar votos por promesa de solución a necesidades inmediatas.· Dentro de las condiciones objetivas para la participación, el ejercicio de los espacios creados por la constitución, no cuenta con una red de organizaciones sociales que garanticen su vigencia para los diferentes grupos que se encuentren en la ciudad de Girardot, por lo que su actividad es aislada frente a lo ciudadano y lo político.· Como elementos de la cotidianidad del grupo que pueden ser tenidos en cuenta en una pedagogía de la participación, a partir de las esferas de vida cotidiana: familiar, laboral, tiempo libre y actividad sociopolítica.
· En el grupo se evidencia fondos de conocimiento, aprendizajes, valores formas de comunicación y un lenguaje rico en historias de vida, que no se pueden desconocer en ningún proceso de construcción de sociedad civil.
7. RECOMENDACIONES
1. Generar trabajos de investigación etnográfica al interior de las comunidades educativas, para identificar posibles relaciones entre cotidianidad y participación además de mirar críticamente la vida cotidiana.
2. Promover la construcción de Redes de Organizaciones Sociales que en el municipio apoyen a los grupos en proceso de organización y participación ciudadana, para superar su aislamiento.
3. Generar a partir de las esferas de la vida cotidiana, el diagnóstico del grupo y fondos de conocimientos; procesos de investigación etnográfica; práxis pedagógicos participativos que permitan una mejor realización escuela - comunidad.
4. Fortalecer procesos de comunicación escrita, a partir de la Reconstrucción de las historias de vida y de otros elementos sacados de la vida cotidiana.
5. Valorar el grupo en su papel de formador de la individualidad para generar procesos de crítica a la cotidianidad, que estimulen la participación.
6. Continuar profundizando sobre los diferentes relaciones que se dan entre poder y conocimiento para dinamizar los procesos colectivos y crear espacios de participación.BIBLIOGRAFIACERDA GUTIÉRREZ, Hugo. La Vida Cotidiana en la Familia Obrera de Bogotá, serie : Memorias de eventos científicos Colombianos .No .30 Santafé de Bogotá : 1986 . p. 75 -89.------------ La Vida Socioeconómica, laboral y religiosa de los habitantes del Barrio Monseñor Ismael Perdomo. 23 p de. Itinerario Educativo. Vol. 5, No 13 (Enero - Abril 1991) Santafé de Bogotá: p.p. 63 - 86.
FOLLETO DE EQUIDAD Y GENERO . Comisión Interamericana de la mujer. CM N. 1, Junio de 1995 p. 1-3.
GONZÁLEZ R , Esperanza . Manual sobre participación y organización para la gestión local. Ediciones Foro Nacional por Colombia. Cali: 1990 .p. 18 -21.
HELLER, Agnes, Historia y Vida Cotidiana. Aportación a la Sociología Socialista. Editorial Grijalbo México: 1985 .p. 39-42
----------- Particularidad, individualidad y generacidad, sociología de la vida cotidiana. Editorial Península, Barcelona: 1994. p. 70.
MCLAREN, Peter. Pedagogía Crítica, Resistencia Cultural y la producción del deseo, Cuaderno REI Argentina S.A. Buenos Aires: 1994. p. 70.
PARRA SANDOVAL, Rodrigo . Ausencia de Futuro, Editorial Plaza & Janes . Santafé de Bogotá: 1985. p. 40 - 41.
SORIN, Mónica. Cultura y Vida Cotidiana. Casa de las Américas ( La Habana ) . Vol. 30 No 178 (Enero - febrero 1990 ) ( Hemeroteca , # Topográfico 13961 ) . p. 39 - 47.THOMAS, Florence. El lenguaje primer síntoma de nuestra ausencia. Revista Gaceta de Colcultura No 10. Abril - Mayo de 1991. Santafé de Bogotá: p. 17
BORDIEU, Pierre. Sociología y cultura. 1º Edición 1984. Pág. 9 - 50. Editorial Grijalbo S.A. México 1984
FLOREZ Ochoa, Rafael. Hacia una pedagogía del conocimiento. Modulo educativopedagógico, Universidad del Tolima, Facultad de educación. Ibagué 1995, pág. 75-106.MEJIA, Marco Raúl. Los procesos de transformación cultural. Reflexión educativa No. 13. El sentido de la educación secundaria. Fundación Cepecs, Santafé de Bogotá, 1994 pág. 72-77.PAZOS, Ramiro de Jesús y otros. Educación y Modernidad. Una escuela para la democracia. Instituto Luis Carlos Galán. Bogotá, 1993, pág. 85-142.PORLAN, Rafael. Constructivismo y escuela. Hacia un modelo de enseñanza-aprendizaje basado en la investigación. Colección investigación y enseñanza, serie fundamento No. 4. Diada editora S.L ., Sevilla, 1995. pág. 73.
ROMAN, Celso. Las cosas de la casa. Carlos Valencia Editores, IV edición, 1990. Pág. 87.














ANEXO 1. ENTREVISTA SEMIESTRUCTURADA
1a ¿Porqué está en grupo?
2a ¿Qué es lo que más le llama la atención en el grupo?
3a ¿Ha influido el grupo en su vida familiar?
4a ¿A qué otros grupos pertenece?
5a ¿Cuál de los grupos en que Usted, participa ha influido más en su vida familiar?
6a ¿A través de quién llego al Club Familiar Policarpa Salavarrieta ?
7a ¿Cuál ha sido el aporte del grupo como mujeres?
8a ¿Cómo ha reaccionado su esposo o familiar ante su participación en el Club?
9a ¿Han pensado en la posibilidad de integrar hombres al grupo?
10a ¿Cómo se toman las decisiones en el grupo?
11a ¿Quiénes las tomas?
12a ¿Cómo organizan generalmente el día en que vienen las reuniones?
13a ¿Qué actividades realizan en la casa ?
14a ¿Cómo organiza su tiempo libre ?
15a ¿Ha influido su trabajo en la asistencia al grupo?
16a ¿Qué tipos de programas ve o escucha?
17a ¿Qué le gusta leer?
18a ¿Por qué el nombre de Policarpa Salavarrieta en el grupo?
19a ¿Qué actividades realiza el grupo?
20a ¿Cómo participan en la vida política?
21a ¿Qué han aprendido?
22a ¿Qué piensan sobre el trabajo de la mujer .
23a ¿Cuales son los hechos más importantes que recuerda de su vida ?
24a ¿Cuales son los hechos más importantes que recuerda de la vida de sus amigas del grupo?
TABLA DE CONTENIDOPAGINTRODUCCIÓNABSTRACT1. REVISION BIBLIOGRAFICA : PARTICIPACION Y VIDA COTIDIANA 102. CONTEXTO SOCIOCULTURAL CLUB FAMILIAR POLICARPASALAVARRIETA 313. ESTRUCTURA DE LA VIDA COTIDIANA DEL CLUB FAMILIARPOLICARPA SALAVARRIETA 404. ELEMENTOS DE LA VIDA COTIDIANA PARA UNA PEDAGOGÍADE LA PARTICIPACIÓN 505. METODOLOGÍA 566. CONCLUSIONES7 RECOMENDACIONESBIBLIOGRAFÍAANEXO 1. ENTREVISTA SEMIESTRUCTURADAANEXO 2. MAPA RED DE COMUNICACIÓN
[1] HELLER Agnes. Sociología de la Vida Cotidiana, Ed. Grijalbo, México: 1985. Pag.15 - 35(trabajo, libertad, sociabilidad, consciencia) y en la medida en que el particular se apropia de ese mundo en que vive y lo interioriza como respuesta a la necesidad de conservar su existencia, se objetiva en él, es decir, transciende ese ambiente en que vive lo transforma y se transforma a sí mismo, llegando a un grado de individualidad, expresado a través de una actitud positiva y creadora, con capacidad de desarrollar una opinión propia y defenderla.
[2] SORIN, Mónica. Cultura y Vida Cotidiana. Revista Casa de Las Américas, la Habana,1989.p. 8-15.
[3] SORIN. Op Cit. P. 15
[4] CERDA Gutiérrez, Hugo. La Vida Socioeconómica, laboral y religiosa de los habitantes del Barrio Monseñor Ismael Perdono, Revista el Itinerario Educativo. Santafé de Bogotá. Volumen 5. Nº. 13. Enero - Abril 1991, p. 63-64
[5] SORIN, Op. cit. p. 45 - 46.
[6] HELLER, Agnes. Particularidad, individualidad y generacidad. Sociología de la vida cotidiana, Op.cit. p. 69.
[7] HELLER,Agnes. Op.cit. p. 69.
[8]PARRA Sandoval, Rodrigo. Ausencia de Futuro. Editorial Plaza & Janes. Santafé de Bogotá:1985 P 40 -41
[9] FOLLETO DE EQUIDAD Y GÉNERO. Comisión Interamericana de la mujer. CIM. No. 1. Junio de 1995.
[10] CORPORACION SOCIEDAD COLOMBIANA. De Pedagogía. Mujeres 2000. Expansión del Liderazgo femenino a partir de la nueva constitución. Santa fe de Bogotá, 1995.P. 21-30.
[11] THOMAS, Florence. El lenguaje primer síntoma de nuestra ausencia. Revista Gacetade COLCULTURA Nº .10.abril - Mayo de 1991. Santafé de Bogotá: p.17.
[12] THOMAS, Florence. Vida cotidiana, ni tan machos. Revista Nueva Crítica No.3. Op. cit. p. 61-66.
[13]HELLER, Historia y Vida Cotidiana. Aportación a la Sociología socialista. Op. cit. p. 39-42
[14] Ibíd. p. 39-42
[15] BORDIEU, Pierre. Sociología y cultura. Editorial Grijalbo. México D.F., 1990. p. 281-309
[16] GARCIA Canclini, Nestor. “Introducción a la Sociología de la Cultura de Pierre Bordieu”,En: Bordieu. Sociología de la Cultura. Grijalbo, México, 1990.p.p 9-51.
[17] GONZALEZ, Esperanza. Manual sobre participación y organización para la gestión local. Ediciones Foro Nacional por Colombia. Cali, 1990, pág. 18-20
[18] 18 Ibíd., pág. 21
[19] Ibíd., pág. 22
[20] DE ROUX, Gustavo. En, González R. Esperanza. Manual sobre la participación organización para la gestión local. Ediciones. Foro Nacional por Colombia, Cali, 1990. Pág. 50.
[21] MCLAREN, Peter. pedagogía crítica, resistencia cultural y producción del deseo, cuadernos REI, Argentina S.A. 1994. p. 88-9
[22] Ibid. P. 91-92.
[23] PORLÁN, Rafael. Constructivismo y Escuela. Hacia un modelo de enseñanza- Aprendizaje basado en investigación. Colección investigación y enseñanza. Serie fundamentos No. 4. Diada Editora S. L. Sevilla 1995. Pág. 73.
[24] DEPARTAMENTO NACIONAL DE PLANEACION. Para cerrar la brecha. Plan de Desarrollo Socioeconómico. 1975- 1978.
[25] Testimonio de Gilma de Castellanos, una de las fundadoras del barrio Brisas del Bogotá.
[26] Testimonio de Cecilia Acosta.
[27] Enrique Lleras, hermano del expresidente Carlos Lleras Restrepo, su esposa Cecilia fue activa dirigente política, exconcejal del municipio.
[28] Se refiere a las instalaciones de la Universidad de Cundinamarca.
[29] Actualmente barrio Brisas del Bogotá
[30] Testimonio de Doña Gilma
[31] Testimonio de Luz Helena Tafur.

[32] FLOREZ Ochoa, Rafael. Hacia una pedagogía del conocimiento. Modulo Educativo Pedagógico. Universidad del Tolima, Facultad de Educación, Ibague 1995. Pag. 75.
[33] Ibíd., pág. 106
[34] MCLAREN, Peter. Pedagogía Crítica. Resistencia Cultural y la producción del deseo, Cuaderno REI Argentina S.A. Buenos Aires : 1994. Pag.70

2 comments:

Otr 214423 said...

VIRUS REMOVAL

Is Your Computer Sluggish or Plagued With a Virus? – If So you Need Online Tech Repairs
As a leader in online computer repair, Online Tech Repairs Inc has the experience to deliver professional system optimization and virus removal.Headquartered in Great Neck, New York our certified technicians have been providing online computer repair and virus removal for customers around the world since 2004.
Our three step system is easy to use; and provides you a safe, unobtrusive, and cost effective alternative to your computer service needs. By using state-of-the-art technology our computer experts can diagnose, and repair your computer system through the internet, no matter where you are.
Our technician will guide you through the installation of Online Tech Repair Inc secure software. This software allows your dedicated computer expert to see and operate your computer just as if he was in the room with you. That means you don't have to unplug everything and bring it to our shop, or have a stranger tramping through your home.
From our remote location the Online Tech Repairs.com expert can handle any computer issue you want addressed, like:
• - System Optimization
• - How it works Software Installations or Upgrades
• - How it works Virus Removal
• - How it works Home Network Set-ups
Just to name a few.
If you are unsure of what the problem may be, that is okay. We can run a complete diagnostic on your system and fix the problems we encounter. When we are done our software is removed; leaving you with a safe, secure and properly functioning system. The whole process usually takes less than an hour. You probably couldn't even get your computer to your local repair shop that fast!
Call us now for a FREE COMPUTER DIAGONISTIC using DISCOUNT CODE (otr214423@gmail.com) on +1-914-613-3786 or chat with us on www.onlinetechrepairs.com.

Otr 214423 said...


Problem: HP Printer not connecting to my laptop.

I had an issue while connecting my 2 year old HP printer to my brother's laptop that I had borrowed for starting my own business. I used a quick google search to fix the problem but that did not help me.

I then decided to get professional help to solve my problem. After having received many quotations from various companies, i decided to go ahead with Online Tech Repair (www.onlinetechrepairs.com).

Reasons I chose them over the others:
1) They were extremely friendly and patient with me during my initial discussions and responded promptly to my request.
2) Their prices were extremely reasonable.
3) They were ready and willing to walk me through the entire process step by step and were on call with me till i got it fixed.

How did they do it
1) They first asked me to state my problem clearly and asked me a few questions. This was done to detect any physical connectivity issues with the printer.
2) After having answered this, they confirmed that the printer and the laptop were functioning correctly.
3) They then, asked me if they could access my laptop remotely to troubleshoot the problem and fix it. I agreed.
4) One of the tech support executives accessed my laptop and started troubleshooting.
5) I sat back and watched as the tech support executive was navigating my laptop to spot the issue. The issue was fixed.
6) I was told that it was due to an older version of the driver that had been installed.

My Experience
I loved the entire friendly conversation that took place with them. They understood my needs clearly and acted upon the solution immediately. Being a technical noob, i sometimes find it difficult to communicate with tech support teams. It was a very different experience with the guys at Online Tech Repairs. You can check out their website www.onlinetechrepairs.com or call them on 1-914-613-3786.
Would definitely recommend this service to anyone who needs help fixing their computers.
Thanks a ton guys. Great Job....!!